La Abuela ahorradora

TRUCOS PARA VIAJAR LOW COST

¿QUIÉN A DICHO QUE ESTE AÑO NO TE VAS DE VACACIONES?

Ya sabemos que no eres millonario ni hijo de papá. Por eso estás aquí. Y que, además, llevas todo el año trabajando y tu cuerpo te pide a gritos vacaciones.

También somos conocedores de que tienes una maleta llena de gastos y otra maleta llena de ganas de viajar.

Para organizar la maleta de los gastos aquí tienes Cómo ahorrar y no desfallecer en el intento y La Receta preferida de ahorro del bolsillodemiabuela.

Pero hoy, querid@ Econolisto, cogerás la de las ganas de viajar.

La abuela nos cuenta que viajar es cambiarle la ropa al alma, ¡así que no te lo cuenten!

La clave para poder ahorrar en tus vacaciones se llama FLEXIBILIDAD. Esto significa que debes cumplir al menos uno de estos tres requisitos:

  1. Ser flexible en cuanto a CUÁNDO IR (esto a veces es complicado porque no depende de ti, sino del trabajo)
  2. Ser flexible en cuanto a DÓNDE IR (que las ofertas guíen tu destino)
  3. Ser flexible en cuanto a CÓMO IR.

Nuestra Abuela mira mucho su bolsillo y esta vez no va a ser menos. Por esta razón, os revelamos algunos de sus métodos para ahorrar viajando.

Trucos para ahorrar en tus viajes:

  • Planifica tu viaje con tiempo. A menos que pilles una oferta de última hora, reservar tu viaje con tiempo va a suponer un ahorro importante. Y si, además, el trabajo te lo permite, viaja en temporada baja. Además del ahorro que te va a suponer, evitarás masificaciones, largas colas para visitar monumentos y lugares, etc.
  • Establece un presupuesto y controla los gastos durante el viaje. Puedes controlar tus gastos diariamente (alojamiento, comida, transporte, entradas a museos, etcétera). No se trata tampoco de monitorizar al dedillo los gastos (no queremos que te agobies con el tema que estás de vacaciones), pero al menos hacernos una idea de cuánto estamos gastándonos.
  • Compara en varias webs, esto te va a permitir pescar algún euro.
  • Investiga dónde vas y transfórmate en tu propio guía turístico. En Internet encontrarás multitud de información y recomendaciones sobre tu destino. De esta forma podrás adaptar mejor tu presupuesto.
  • Apartamento vs. hotel. Un apartamento te ofrecerá el mismo confort que un hotel y será más económico. Además, si sois un grupo podréis repartir el coste del mismo. También supondrá un ahorro en cuanto a las comidas. En lugar de comer todos los días en un restaurante, puedes hacerle la visita al supermercado y cocinar tú mismo.
  • Evitar zonas turísticas. Estos lugares aumentan los precios por la situación y la afluencia de gente. Así que unos pocos metros más allá supondrán un gran ahorro sin tener que renunciar a la calidad.
  • Conviértete en un nativo. Si vas a comer fuera, acude a los bares y restaurantes que frecuentan los lugareños, siempre puedes encontrar menús más baratos. Y para desplazarte, utiliza el transporte público.
  • Evita comprar cosas innecesarias. Muchas veces, encontramos objetos que nos llaman la atención (sobre todo en las zonas turísticas que como decíamos son más caras) porque son algo que no vemos por nuestra zona. Pero, ¿realmente lo necesitas? A veces nos dejamos llevar por el primer impulso y luego nos arrepentimos de haberlo comprado. O quizá, eso mismo que tanto te ha gustado es más barato un poco más lejos, fuera de la zona turística.

Trucos y artimañas aparte, VIAJAR ES VIVIR y ¡deseamos que disfrutes mucho de tus próximas y merecidas vacaciones!

Joven Economista. Valenciana de cuna. Experta en nada. Observadora en todo. Admiradora de las abuelas y los abuelos, sabios y eternos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *