• La Abuela ahorradora

    MIS FINANZAS Y YO SOMOS «MILLENNIALS»

    Si naciste entre principios de los ochenta y mediados de los noventa, bienvenido al club de los millennials.

    Somos la generación que ha vivido los inicios de la era de la digitalización. El gran estigma de esta generación es el famoso mote de “nini” (ni estudia, ni trabaja). Aunque seguro que habéis oído la versión 2.0: “ninini” (ni estudia, ni trabaja, ni tiene ganas).

    Independientemente de la veracidad de lo comentado, este mote nos es otorgado en parte porque se nos considera una generación perezosa, comodona, caprichosa y consumista. Y en parte porque somos la generación que ha tenido que sufrir unos duros comienzos en el mercado laboral. Los primeros pasos en el mundo laboral han estado marcados por la devastadora crisis económica de 2008, especialmente en España.

    Pero tampoco va a ser todo malo. Somos la generación preocupada por llevar una vida sana (o “healthy” que suena más moderno) y ciertamente concienciada con el ecologismo.

    NOTA: No os ofendáis, que ya sabemos que no todos son iguales. Hay de todo. Esto son caracterizaciones de sociólogos y demás historias…

    En algunos estudios, nos catalogan como la generación Peter Pan. O lo que es lo mismo, la generación que se niega a asumir las responsabilidades que conlleva la vida adulta.

    Queremos vivir lo mismo con 40 años que vivíamos cuando teníamos 20 años.

    Los millennial lo hacen todo más tarde que lo hicieron sus padres o sus abuelos. Es una generación con más estudios, que empieza a trabajar más tarde y que se independiza (con un poco de suerte) a los treinta y tantos.

    ¿Por qué?

    Pues en parte por lo que comentaba antes de que nos enfrentamos a un mercado laboral que está como está. Y, por otro lado, por rasgos culturales. Está claro que quién va a querer irse de casa de papá y mamá si disfrutan de un régimen de pensión completa (y en algunos casos, un todo incluido).

    Digamos que están inmersos en la cultura del mínimo esfuerzo

    Pero vamos a lo nuestro. En cuanto a las finanzas personales, está claro que los millennials no se comportan de la misma forma que sus generaciones antecesoras. En eso no hemos mejorado. Al revés, hemos empeorado.

    Según el estudio de PWC, sólo el 24% tiene educación financiera básica. Es un dato alarmante, teniendo en cuenta que llevar el timón de nuestras finanzas es llevar una importante parte de nuestra vida lo más encaminada posible.

    ¿Qué nos ocurre a los millennials con el dinero?

    • Finalizamos nuestros estudios más tarde y empezamos a trabajar más tarde. Por lo que empezamos a generar ingresos a los veinte y tantos.
    • Mercado laboral precario. El paso de la crisis económica de 2008 nos ha dejado un mercado laboral más precario si cabe. Dónde nos encontramos con poca oferta laboral según nuestros estudios. Lo que obliga muchas veces a emigrar. Y en la oferta de empleo existente abundan trabajos temporales que impiden mantener unos ingresos regulares.
    • Salarios que no ascienden del mismo modo que lo hace el coste de la vida.
    • A este panorama hay que sumarle la escasa educación financiera, que por supuesto empeora la situación.
    Lo que tus padres ya sabían con 20 años:

    Nuestros padres con 20 años ya tenían claro aspectos de su vida financiera que muchos de nuestra generación se resisten a interiorizar en sus vidas.

    1. La necesidad de marcar una meta.
    2. Trabajar para conseguir esa meta a través de pequeños objetivos.
    3. La necesidad y los beneficios de tener un presupuesto equilibrado entre nuestros ingresos y gastos.
    4. El peligro de la sobrecarga de deuda.
    5. El riesgo que conlleva el abuso de herramientas de crédito fácil como son las tarjetas de crédito.
    6. La importancia del ahorro y la inversión para alcanzar la libertad financiera.

    Dicho esto y a título meramente informativo, tengo que deciros que la que da voz a El Bolsillo de mi Abuela entra dentro de la generación millennial. Y desde aquí os animo a tomar las riendas de vuestro bolsillo. Y como dice el señor Robert Kiyosaki:

    “No trabaje por dinero, haga que el dinero trabaje por usted”

  • La Abuela ahorradora

    CÓMO AHORRAR EN TUS COMPRAS NAVIDEÑAS

    La Navidad está a la vuelta de la esquina. Ya vemos turrones, polvorones, bombones, figuras de navidad…

    Todos sabemos que las navidades acaban siendo un chorro de dinero (regalos, comidas…). Por esto, la Abuela quiere  ayudarte a que los gastos no se te disparen más de la cuenta este año.

    Ahí van unos cuantos consejos:

    .

    • Planifica tu presupuesto. Siempre recalcamos la importancia de elaborarse un presupuesto para todo. Por tanto, el primer paso va a ser: “¿Cuánto me puedo gastar?

     

    • La lista de la compra. Tanto para la comida como para otros gastos, es recomendable elaborarnos una lista de todo aquello que queremos y necesitamos comprar. Y, por supuesto, ceñirnos a ella.

    NOTA MENTAL: Comprar con el estómago lleno. 

    • La lista de regalos. Otro método es hacernos una lista de todas las personas a las que les vamos a regalar y establecernos un presupuesto para cada regalo. Es una forma de hacer las compras navideñas de una forma más consciente.

    Pincha aquí para descargar gratis la plantilla para  hacer la lista de regalos.

    • Dosifica las compras en el tiempo. Para que no le venga todo de golpe, la Abuela compra con antelación aquellos regalos que sabe que no le fallan y deja para última hora aquellos regalos que requieren comprarse más cerca de las fechas clave. Así reparte los gastos para que no le vengan todos el mismo mes. Eventos como el Black Friday son una buena oportunidad para comprar aquello que buscas más barato.
    • Amigo invisible. Cada año acabamos comprando infinidad de regalos porque la lista de personas a las que regalar es larga. Una forma de acabar con esto es hacer “el amigo invisible”. De esta forma conseguimos ahorrar y, a la vez, pasamos un buen rato intentando adivinar quién es el autor de nuestro regalo.
    • La carta a los Reyes Magos (o a Papá Noel). Pide a tus peques que envíen con tiempo la carta. Todos sabemos que a última hora la “fabrica” se queda sin existencias.
    • Controla la tarjeta de crédito. Esto es meramente por salud, para que luego cuando venga la liquidación de la tarjeta no te de un “patatús”.
    • Disfruta a lo grande! Ese es el último y más importante consejo que la Abuela pueda darte.

    Y recuerda: Menos es más.

  • La Abuela ahorradora

    RETO DE LAS 52 SEMANAS

    Bueno, bueno y bueno…! Si hoy estás leyéndome tengo que darte ¡mi más sincera enhorabuena! 

    Has sobrevivido al mes de Septiembre. Ya sabes, vuelta al trabajo, vuelta al cole,  gastos y más gastos…

    Septiembre es de aquellos meses del año en que ahorrar es misión casi imposible. Pero eso ya pasó. Tenemos por delante un nuevo mes, un nuevo otoño (aunque no se note mucho) y una nueva oportunidad para plantearse retos.

    En este caso te propongo un reto de AHORRO.

    Estoy hablando del RETO de las 52 SEMANAS.

     

    Si estás buscando sanear tu bolsillo de forma sencilla y que te suponga poco esfuerzo este es tu método.

    ¿EN QUÉ CONSISTE?

    Muy fácil. Se trata de ahorrar tantos euros como te indique la semana en la que te encuentres. Dicho de otro modo:

    • Semana 1 = 1 euro.
    • Semana 2 = 2 euros.
    • Semana 3 = 3 euros.

    …………..

    • Semana 52 = 52 euros.

    Resultado final: ¡¡1.378 euros al final de las 52 semanas!!

    ¿Qué te parece? No está nada mal, ¿no?

    Ya sabéis que la Abuela es mucho de lápiz y papel en mano, así que por aquí te dejo una plantilla que puedes descargar de forma totalmente gratuita que te ayudará a seguir al dedillo el reto.

    VENTAJAS DEL RETO DE LAS 52 SEMANAS

    La primera y principal ventaja que tiene cualquier método de ahorro, como pueda ser este, es que te ayudan a obligarte a coger el hábito de ahorrar. En este caso, cada semana. El apartado AHORRO a veces es complicado tenerlo activo. Unas veces porque no podemos estirar ya más el dinero, y otras simplemente porque no tenemos la disciplina.

    Otra ventaja es que pasado un año tendremos una cantidad de dinero ahorrado que nos permitirá tener una economía más saneada. Tendremos un dinerillo que podremos destinar a unas vacaciones, a afrontar un contratiempo o, simplemente, a ¡lo que nos dé la gana!

    Yo a esto lo llamo, LIBERTAD.

    ALTERNATIVAS AL MÉTODO DE LAS 52 SEMANAS CONVENCIONAL.

    Lo primero que pensé cuando oí hablar de este método de ahorro fue:

    “Si estoy en la semana 30 y me toca ahorrar 30 euros, pero no me viene bien. ¿Qué hago? Ya la hemos fastidiado. Se rompe la rutina de ahorro.”

    Muy fácil. Lo bueno de este método es que es flexible. Tengo varias opciones:

    • Contracorriente:

    O lo que es lo mismo, hacerlo al revés. Empezar ahorrando 52 euros la primera semana e ir reduciendo la cantidad conforme vayan pasando las semanas.

    Esta alternativa tiene la ventaja de empezar fuerte e ir bajando, que es lo mismo que le suele ocurrir a nuestra motivación. Empezamos muy motivados y con el paso del tiempo solemos bajar el nivel. De este modo empezamos a tope y conforme vayan pasando las semanas, la cantidad que tenemos que ahorrar es menor y nos será más sencillo continuar si nos surgen imprevistos.

    • Aleatorio:

    Plantilla de la Abuela en mano, cada semana escogemos la cantidad que queremos o podemos ahorrar. Es decir, imagina que esta semana puedes ahorrar 30 euros. Pues márcate la semana 30 como completada. La siguiente semana puedes ahorrar 2 euros, pues marcamos la semana 2 como realizada. Y así sucesivamente ajustando el reto a nuestra economía para poder seguirlo sin problemas.

    Pincha  aquí para descargar gratis las plantilla.

     
    ¡A por ello!
  • DESCARGAR

    MÉTODO DE AHORRO DE LAS 52 SEMANAS. PLANTILLA GRATIS

    Vamos a empezar el sencillo método de ahorro de las 52 semanas.

    La Abuela os deja su plantilla para seguir al pie de la letra este método de ahorro. Aquí podrás descargarla de forma totalmente GRATUITA.

    Consiste en ahorrar la cantidad de dinero que dicta la propia semana en la que te encuentres. Al final de las 52 semanas, habrás conseguido ¡ahorrar 1.378 euros!

  • La Abuela ahorradora

    HACER LA COMPRA NUNCA FUE TAN CARO

    Corren tiempos en los que los tomates no saben a tomate, las patatas pueden ser violetas y, si te descuidas, comes petróleo y plástico.

    Serán manías mías, pero los alimentos cada vez me parecen más artificiales. No os ha pasado que vais al supermercado y veis una fruta que tiene una pintaza que los ojos te invitan a comprarla. Y luego, en tu casa le hincas el diente con todas tus ganas y tras unos instantes de saboreo dices: “No sé exactamente que estoy comiendo porque ¡es que no sabe a nada!”.

    Por no hablar de que hoy de primeras sano y natural no comes, ya te lo adelanto. Eso se paga. Hoy en día comer healthy y natural tiene un plus. Productos BIO se llaman.

    Ah, y no se te ocurra comprar bolsas de plástico porque el plástico contamina mucho, ya se encargaran ellos de ponerte suficiente en todos los productos que vayas a comprar. Y yo me pregunto, ¿que todo ese plástico que envuelve un kilo de tomates no contamina?

    Pero a lo que íbamos…

    Hacer la compra nunca fue tan caro. La vida no es barata y los alimentos, por supuesto, tampoco. Seguramente tu abuela te dirá que antes con lo que ahora son 50 euros llenaba el carro de la compra para toda la semana. Hoy, con 50 euros no compras mucho, sobre todo si compramos productos de limpieza y perfumería.

    Bienvenido sea el momento para empezar a aplicar una serie de trucos para ahorrar en el supermercado.

    TRUCOS PARA AHORRAR EN LA COMPRA

    • Elegir el supermercado. Escoger bien el establecimiento te puede suponer un gran ahorro durante el año. Si lo tienes a la mano, también puedes dividir las compras en varios establecimientos porque muchas veces no nos gusta todo lo que nos ofrece un mismo sitio y un mismo producto puede estar más barato según donde lo compres.
    • Como buen ahorrador sabes que la premisa para ahorrar es saber gastar. Por tanto, es importante que nos elaboremos un menú semanal y nos ciñamos a la lista de aquello que realmente necesitamos. Una porque ahorrarás dinero y otra porque tirarás menos comida a la basura.

    La Abuela os deja por aquí una sencilla plantilla que usa para planificarse el menú de la semana e ir apuntando las cosas que van haciendo falta por casa. No hay nada como papel y lápiz en mano.

    • Hacer la compra con el estómago lleno. A la compra no se puede ir ni con hambre ni con prisa. Y si me estiras, tampoco con niños. Todos sabemos cómo acaba eso :).
    • Las marcas blancas muchas veces son productos elaborados por los mismos que comercializan las marcas conocidas, por lo que el producto es bueno y más económico.
    • ¿Sabías que las marcas pagan más por posicionarse en aquellos estantes situados a la altura de nuestra vista? Vence al amor a primera vista y revisa los estantes más altos y bajos.
    • Los productos no envasados son más baratos. La fruta y las verduras a granel por norma general son más económicas.
    • Cuando el sol cae. Hacer la compra en las últimas horas tiene sus ventajas. Los productos frescos como el pescado, la carne, las frutas y verduras suelen estar rebajados a última hora.
    • Y ya acabamos. Revisa siempre el ticket, todos somos humanos y podemos equivocarnos. Es importante revisar el ticket para supervisar que no nos hayan cobrado algo de más.

    Gracias una vez más por estar ahí. Saludos!!

  • La Abuela ahorradora

    TRUCOS PARA VIAJAR LOW COST

    ¿QUIÉN A DICHO QUE ESTE AÑO NO TE VAS DE VACACIONES?

    Ya sabemos que no eres millonario ni hijo de papá. Por eso estás aquí. Y que, además, llevas todo el año trabajando y tu cuerpo te pide a gritos vacaciones.

    También somos conocedores de que tienes una maleta llena de gastos y otra maleta llena de ganas de viajar.

    Para organizar la maleta de los gastos aquí tienes Cómo ahorrar y no desfallecer en el intento y La Receta preferida de ahorro del bolsillodemiabuela.

    Pero hoy, querid@ Econolisto, cogerás la de las ganas de viajar.

    La abuela nos cuenta que viajar es cambiarle la ropa al alma, ¡así que no te lo cuenten!

    La clave para poder ahorrar en tus vacaciones se llama FLEXIBILIDAD. Esto significa que debes cumplir al menos uno de estos tres requisitos:

    1. Ser flexible en cuanto a CUÁNDO IR (esto a veces es complicado porque no depende de ti, sino del trabajo)
    2. Ser flexible en cuanto a DÓNDE IR (que las ofertas guíen tu destino)
    3. Ser flexible en cuanto a CÓMO IR.

    Nuestra Abuela mira mucho su bolsillo y esta vez no va a ser menos. Por esta razón, os revelamos algunos de sus métodos para ahorrar viajando.

    Trucos para ahorrar en tus viajes:

    • Planifica tu viaje con tiempo. A menos que pilles una oferta de última hora, reservar tu viaje con tiempo va a suponer un ahorro importante. Y si, además, el trabajo te lo permite, viaja en temporada baja. Además del ahorro que te va a suponer, evitarás masificaciones, largas colas para visitar monumentos y lugares, etc.
    • Establece un presupuesto y controla los gastos durante el viaje. Puedes controlar tus gastos diariamente (alojamiento, comida, transporte, entradas a museos, etcétera). No se trata tampoco de monitorizar al dedillo los gastos (no queremos que te agobies con el tema que estás de vacaciones), pero al menos hacernos una idea de cuánto estamos gastándonos.
    • Compara en varias webs, esto te va a permitir pescar algún euro.
    • Investiga dónde vas y transfórmate en tu propio guía turístico. En Internet encontrarás multitud de información y recomendaciones sobre tu destino. De esta forma podrás adaptar mejor tu presupuesto.
    • Apartamento vs. hotel. Un apartamento te ofrecerá el mismo confort que un hotel y será más económico. Además, si sois un grupo podréis repartir el coste del mismo. También supondrá un ahorro en cuanto a las comidas. En lugar de comer todos los días en un restaurante, puedes hacerle la visita al supermercado y cocinar tú mismo.
    • Evitar zonas turísticas. Estos lugares aumentan los precios por la situación y la afluencia de gente. Así que unos pocos metros más allá supondrán un gran ahorro sin tener que renunciar a la calidad.
    • Conviértete en un nativo. Si vas a comer fuera, acude a los bares y restaurantes que frecuentan los lugareños, siempre puedes encontrar menús más baratos. Y para desplazarte, utiliza el transporte público.
    • Evita comprar cosas innecesarias. Muchas veces, encontramos objetos que nos llaman la atención (sobre todo en las zonas turísticas que como decíamos son más caras) porque son algo que no vemos por nuestra zona. Pero, ¿realmente lo necesitas? A veces nos dejamos llevar por el primer impulso y luego nos arrepentimos de haberlo comprado. O quizá, eso mismo que tanto te ha gustado es más barato un poco más lejos, fuera de la zona turística.

    Trucos y artimañas aparte, VIAJAR ES VIVIR y ¡deseamos que disfrutes mucho de tus próximas y merecidas vacaciones!

  • La Abuela ahorradora

    TIPS PARA AHORRAR EN TUS FACTURAS

    Hoy os traigo TRUCOS para reducir gastos cada mes. Como verás a continuación, son pequeños gestos en los que quizá no estamos pendientes pero que está comprobado que pueden suponer un ahorro a tener en cuenta cada  mes en nuestras facturas.

    LA FACTURA DE LA LUZ.

    No concebimos el
    mundo sin electricidad, cada vez dependemos más de ella. Podríamos decir que es
    un bien de primera necesidad. En cambio, su precio cada vez es más elevado y
    puede llegar a suponer un bien de lujo para muchas familias.

    Fuente: Pixabay

    Por esta misma razón, podemos reducir nuestra factura de la luz cada mes con pequeños gestos. Ahí van unos cuantos:

    • CONTRATA la potencia adecuada.
    • ESTUDIA si te conviene contratar una tarifa de discriminación horaria y aprovechar las horas de luz más económicas para, por ejemplo poner lavadoras y hacer uso de otros electrodomésticos.
    • INVIERTE en tecnología LED. Las bombillas LED reducirán nuestro consumo.
    • DESCONECTA los aparatos que no uses.
    • Modo STANDBY. Puede parecerte una tontería pero el pilotito rojo de los aparatos supone a fin de cuentas un consumo importante de energía. Haz servir regletas.
    • ELIGE electrodomésticos inteligentes. Si tienes en mente la compra de algún gran electrodoméstico, no dudes en elegir la categoría A+++. Quizá sea un poco más caro, pero te aseguro que la inversión merecerá la pena. Tu bolsillo lo notará cada mes en la factura de la luz.
    • LA PUERTA DE LA NEVERA. La nevera es de los electrodomésticos que más electricidad consume. Por tanto, intenta tener el mínimo tiempo posible la puerta abierta.

    LA FACTURA DEL AGUA.

    Aquí también podemos hacer alguna cosilla para ahorrar agua. Yo, personalmente, tengo dos motivaciones claras por las que intento ahorrar agua. Por un lado, porque puede suponer algún euro menos que pagar. Y por otro, por conciencia medioambiental.

    Cuando aprendí en el cole el ciclo del
    agua, despertó en mi cierta curiosidad. Además, no sé vosotros pero aquí llueve
    realmente poco, cada vez menos. Y aunque quizá no le demos importancia, es algo
    realmente grave. Así que nada nos cuesta tener un uso responsable del agua.

    Pequeños gestos que podemos hacer:

    • A todos nos gusta ducharnos con el agua calentita cuando hace frío, ¿verdad? Solemos tener un ratito el grifo encendido hasta que el agua sale a la temperatura que queremos. Pues bien, mientras tanto podemos poner un cubo debajo y usar esa agua para varias cosas (limpiar el suelo de nuestra casa, verterlo al inodoro a cambio de una dispensación menos de la cisterna, etc.).
    • Pásate a la cisterna de doble pulsador.
    • Más duchas, menos baños.
    • Aquí también, ELIGE electrodomésticos de bajo consumo.
    • Cierra el grifo mientras te enjabonas, te lavas los dientes o lavas los platos.

    Tanto en la factura de la LUZ como la del AGUA, averigua si reúnes algún requisito para obtener bonificaciones (jubilados, familias numerosas…)

    LA FACTURA DEL TELÉFONO.

    A veces, elegimos una compañía porque nos ofrecen una buena oferta pero con el tiempo la promoción expira y terminamos pagando una cantidad que puede ser elevada para lo que nosotros realmente necesitamos. Por ello, te recomiendo que no te dé pereza CAMBIAR de compañía. Hacer el cambio cada vez es más sencillo ( está claro que por su interés principalmente), nos facilitan los trámites hasta el punto que nosotros únicamente tenemos que dar el SÍ QUIERO. Lo demás, es cosa suya 😉

    ESTO ES TODO POR HOY. CUÉNTANOS QUE TRUCOS TIENES TÚ! 🙂

  • La Abuela ahorradora

    LA RECETA PREFERIDA DE AHORRO DE LA ABUELA

    Si todavía no te habías pasado por ElbolsillodemiAbuela, debes saber que nuestro lema es “No dejes para mañana lo que puedas ahorrar hoy”.

    Son muchos los métodos que existen para ahorrar, pero hoy he venido a hablarte de un método cada vez más extendido entre aquellos que se han propuesto definitivamente ahorrar. Se trata de la Regla 50/20/30.

    Ya dimos alguna pincelada en PRIMEROS PASOS PARA AHORRAR ESTE 2019, pero hoy vamos a ver en qué consiste realmente y si crees que podría encajar en tu economía.

    ¿ESTÁ HECHA PARA MÍ?

    Muchas veces cuando nos proponemos ahorrar un dinerillo, creemos que no vamos a poder hacerlo. Dicho de otra forma, que se nos comen los gastos y a fin de mes la cuenta tiembla y nosotros también.  Pues bien, yo te digo que SÍ es posible ahorrar.

    Si por el contrario, eres de los que piensa que sólo se vive una vez. Vivirás efectivamente una vez y, además, con esta regla te pesará un poco más el bolsillo…

    Sea como sea, esta regla de ahorro es moldeable a todo tipo de pensares”, que diría nuestra Abuela.

    ¿EN QUÉ CONSISTE REALMENTE?

    La Regla 50/20/30 te permite distribuir tus ingresos de una forma eficiente. Y, además, resulta una forma de ahorrar sorprendentemente sencilla.

    También, te va a permitir ser consciente de tu economía ya que gracias a ella vas a conocer realmente cuáles son tus gastos. Gran parte de las veces desconocemos por dónde se nos va el dinero. Así que sin más rollo, ¡vamos a por ella!

    • ¿50?

    La regla nos dice que el 50% de nuestros ingresos van a ir a los gastos más esenciales. Efectivamente estamos hablando de: hipoteca/alquiler, agua, luz, gas, seguros, alimentación, etc. Vamos, los gastos de los que no puedes escapar por mucho que quieras.

    • ¿20?

    El 20% de tus ingresos la regla nos dice que deberían destinarse a tus ahorros. Ese dinerillo que te va a permitir irte de vacaciones este año y al siguiente y al siguiente…, comprarte un coche nuevo, hacer una reformilla o, sencillamente, salvarte de un gasto que no esperabas.

    Si tu economía hoy por hoy no te permite ahorrar el 20%, no te agobies. La Abuela dice que toda piedra hace pared. Así que aunque sea una cantidad pequeña, puedes conseguirlo. Y recuerda, ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar.

    • ¿Y 30?

    Es el porcentaje de tus ingresos que se destinan a gastos personales. Es decir, compras de ropa, restaurantes, ocio, regalos, peluquería, estética y compañía.

    Si tienes la gran suerte de que después de todo eso aun te sobra algo de ese 30%, puedes sumarlo al 20% ahorrado.

    ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

    Educa tu bolsillo. La clave está en organizar y controlar nuestros gastos. Nadie nos ha enseñado a hacerlo. En nuestra cultura la educación financiera ha brillado por su ausencia. Quizá hoy oímos hablar un poco más de ella. Y, como nunca es tarde, únete a nosotros y conviértete en un ECONOLISTO.

    Aquí abajo la Abuela te deja una sencillísima plantilla para que puedas desglosar tus gastos/ingresos y conocer la situación real de tu economía. Te la puedes descargar de forma totalmente GRATUITA.

    Esperamos que te sirva de ayuda. No dudes en contarnos que sueles hacer tú para ahorrar un dinerillo. Nos vemos!!

  • La Abuela ahorradora

    PAGA A LOS HIJOS: COMO EMPEZAR, CUANTO DAR Y POR QUÉ


    “Recursos escasos, necesidades ilimitadas”

    ¿POR QUÉ DAR UNA PAGA A TU HIJO?

    Tu hijo/a está haciéndose mayor sí, aunque sé que te cuesta verlo. En la medida que vamos creciendo y avanzando en nuestra vida, vamos adquiriendo responsabilidades. Y el dinero es una de ellas.

    Bien es sabido que vivimos en un mundo exigente, dónde los niños y adolescentes cada vez tienen más posesiones porque como padres queremos complacerles en la medida que nuestro bolsillo nos lo permita.

    Está claro que tú como padre/madre cubres todas las necesidades de tu retoño. No obstante,  él o ella necesitan aprender el valor del dinero y el esfuerzo que requiere obtenerlo.  A esto lo denominamos Educación Financiera.

    ¿CÓMO EMPEZAR?

    ¿Tu hijo/a es AHORRADOR O DERROCHADOR? A edades tempranas podemos identificar las tendencias de nuestros hijos.  

    Si tu hijo es DERROCHADOR, una paga le ayudará a aprender a administrarse. Cómo señalaba en la cabecera de este artículo, sus necesidades son ilimitadas pero sus recursos (la paga) son escasos. Por tanto, le estarás dando la responsabilidad de elegir.

    Si por el contrario tu hijo es AHORRADOR, estará demostrando más resistencia o autocontrol a los “caramelitos” que nos proporciona el mercado. De igual modo, estarás introduciendo a tu hijo/a en la cultura del esfuerzo.

    Sea como sea, podemos empezar desde pequeños con una cantidad simbólica que les permita comprar cosas de poco valor como una bolsa de “chuches”.

    A vuestra elección dejamos si “la paga” debe darse porque sí, por buen comportamiento, buenas notas, o a cambio de colaboración en tareas (como por ejemplo, como recompensa por ayudar en las tareas del hogar).

    ¿CUÁNTO DINERO DAR?

    Determinar la cantidad de dinero es algo muy relativo. Dependerá de muchos factores. Los ingresos del hogar, la frecuencia de la paga, la edad, cuántos hijos tenéis, el grado de responsabilidad que consideras que tiene tu retoño y los gastos que pueda tener que también van a depender de la edad.

    Recuerdas cuando tu madre o tu padre te decía eso de: ¿Pero tú que te crees, que soy  el Banco de España?

    Pues bien, en este caso sí que debes ser tú el banco para tus hijos. Ya que deberás establecer cuáles van a ser sus ingresos y, además, “LAS PAGAS EXTRA”. Vamos, las pagas que nos dan las abuelas y abuelos durante el año 😉