La Abuela ahorradora

MÉTODO PARA ACABAR CON LAS DEUDAS

Cuenta la leyenda que todo empieza con una tarjeta de crédito y acaba con la tarjeta de crédito, un préstamo personal, la televisión a plazos, el coche financiado, una hipoteca a 40 años y tropecientas cosas más.

No os culpo, la vida está hecha así. Este universo consumista en el que vivimos está hecho para que te gastes el dinero que no tienes.

La verdad que con este sistema podemos aspirar a tener muchas cosas que necesitamos o creemos necesitar. Eso sí, sacrificamos algo que a vuestro juicio dejo si es o no importante en vuestras vidas. La libertad.

Posesión vs. Libertad

Las deudas, sobretodo, la acumulación de ellas nos quitan libertad. Y tú me dirás: ¿Pero por qué dices eso? Si gracias a ello puedo incrementar mi calidad de vida (en cuanto a cosas materiales me refiero).

Pues bien, las deudas nos hacen esclavos. Esclavos del trabajo, esclavos del dinero. Si uno ya de por si necesita sí o sí trabajar para vivir, imagínate con un saco de deudas.

Si comprar más y más y tener lo mejor de lo mejor te hace feliz, adelante. No vamos aquí a quitarte la ilusión.

Pero  para el juicio de la ABU, las deudas te convierten en esclavo del dinero, dejas de ser libre financieramente. Esto te lleva a la angustia permanente y el miedo a caer enfermo, a que te despidan o simplemente la angustia de llegar a fin de mes.

Pero bueno lo hecho, hecho está. Y tiene solución.

Si tienes muchas obligaciones financieras este método puede ser útil para ti. Ahora bien, el método que te voy a detallar a continuación será adecuado para ti siempre que tu gastos sean menores (aunque sea por poco) a tus ingresos.

PASOS PREVIOS

Primero, como siempre, es importante saber dónde estamos. Es decir, cuál es nuestra situación económica real. Para ello, te aconsejo que elabores un esquema de cuáles son tus ingresos y por qué caminos se va tu dinero. Si quieres saber más sobre cómo elaborar tu presupuesto pincha aquí.

Segundo, instaura en tu vida el hábito del pre-ahorro. No ahorres lo que te sobre a fin de mes. La clave está en ahorrar la cantidad que te hayas establecido a principio de mes, nada más ingresar la nómina. No te agobies creyendo que eso es imposible, el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación a las nuevas situaciones. Al principio te costará, pero verás que los meses siguientes será más fácil.

De la misma forma que cuanto más ganamos, más gastamos. Cuando pre-ahorramos nos adaptamos a nuestro nuevo presupuesto de gasto.

Tercero, vamos a reducir nuestras deudas. Son muchos los métodos que existen para liquidar nuestras deudas pero hoy vamos a hablar de uno muy concreto.

¿CÓMO PODEMOS REDUCIR NUESTRAS DEUDAS?

Antes que nada, vamos a partir de la premisa de que no nos vamos a endeudar más.

Tras tomar esta decisión, ¿cómo reducimos nuestras deudas?

 

CASO PRÁCTICO:

                                                                                                                       

–        Hipoteca = 400€/mes.

–        Préstamo coche = 250€/mes.

–        Préstamo personal = 120€/mes.

–        Tarjeta de crédito = 400€.

–        Financiación electrodomésticos = 80€/mes.

 

Este método trata de ir reduciendo y eliminando nuestras deudas empezando por la más pequeña.

Cuando conseguimos eliminar la más pequeña, utilizamos el dinero que empleábamos en ella para ir reduciendo la siguiente. Y así sucesivamente.

En este caso, empezaríamos reduciendo la financiación del electrodoméstico que nos supone 80 euros cada mes. Podemos emplear una parte del dinero que estamos pre-ahorrando para hacer aportaciones a esta deuda.

Cuando finalicemos dicha deuda, dispondremos de 80 euros más cada mes para ir reduciendo la segunda deuda con la que queremos acabar.

Cuáles fichas de dominó, nuestras deudas van a ir cayendo una tras otra.

Aquí hago un paréntesis. Para mí, la más fácil de erradicar es la tarjeta de crédito. Sustituye la tarjeta de crédito por una de  débito o por el pago en efectivo. De tanto dispones, tanto gastas. La tarjeta de crédito es muy golosa y además nos cobrarán intereses.

Sabemos que la hipoteca va a ser más complicado erradicarla. Pero imagínate que consigues eliminar todas las demás y sólo te quedaras con la hipoteca. Estamos hablando de una reducción del gasto mensual de 850 euros!

Dinero que podríamos emplear en gran parte para seguir ahorrando y caminar más rápido hacia nuestra libertad financiera. Una libertad que nos va a permitir en un futuro acabar con la dichosa hipoteca (por ejemplo).

Por tanto, no esperes más y elabora tu lista de deudas de menor a mayor y así conseguir acabar con ellas. ¡Tu libertad financiera está más cerca que nunca!

Joven Economista. Valenciana de cuna. Experta en nada. Observadora en todo. Admiradora de las abuelas y los abuelos, sabios y eternos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *