La Abuela ahorradora

LA INFIDELIDAD FINANCIERA

Hoy os traigo un tema incómodo para algunos.

En este mundo no sólo existe la infidelidad amorosa. También tenemos infidelidades en otros ámbitos como por ejemplo: el financiero.

La infidelidad financiera existe y no es más que mentir u ocultar información a nuestra pareja sobre el dinero.

Y créeme cuando te digo que está tan normalizada, o más, que la amorosa.

Sabemos que las traiciones y los problemas financieros son el principio del fin de una relación.

¿Qué problemas nos puede acarrear la mencionada infidelidad financiera?

  • Una vez abrimos la veda con la primera mentira, se vuelve mucho más sencillo seguir con más mentiras.
  • Se acentúan los problemas financieros.
  • Las emociones que experimentamos por una traición de índole financiero son las mismas que experimentamos tras una infidelidad amorosa. ¿Por qué? No deja de ser una mentira y quebrantamos la confianza.

¿Cómo lo solucionamos?

PUNTO 1. En una pareja existen dos temas tabú (no en todas): el dinero y el sexo. Ambos merecen la misma importancia y justo son de los que menos hablamos.

PUNTO 2. Establecer acuerdos (esto es aplicable a todo). Si hay problemas financieros o una mala gestión del dinero, nunca es tarde. Los acuerdos son nuestra solución. No somos enemigos, somos un equipo. Con acuerdos nos referimos a aspectos como:

Quién se encarga de qué.

Quién paga qué.

Qué deudas tiene cada uno.

La vida cambia y los acuerdos también deben hacerlo. Siempre no tenemos la misma situación económica ni laboral.

Y, por supuesto, es muy importante no romper los acuerdos a espaldas de nuestra pareja. Mejor modificarlos antes que romperlos.

PUNTO 3. Hablar de las prioridades de cada uno.

PUNTO 4. Elaborar un presupuesto para ordenar nuestras finanzas y evitar discusiones.

En definitiva, construir los pilares a través de la COMUNICACIÓN. Esto es trasladable a todos los ámbitos, no sólo el financiero.

Joven Economista. Valenciana de cuna. Experta en nada. Observadora en todo. Admiradora de las abuelas y los abuelos, sabios y eternos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *