La Abuela ahorradora

En el bolsillo de mi Abuela te mostramos claves para ahorrar y mejorar nuestra economía. Son muchas las pequeñas cosas que podemos cambiar en nuestros hábitos  que pueden conseguir grandes resultados en cuanto a nuestras finanzas. En nuestra web te ofrecemos pequeños trucos, consejos y mucho más para que al fin consigas ahorrar. Marca cuál es tu meta y crea el hábito de ahorro que necesitas, verás que aquello que parecía imposible lo estás consiguiendo.

  • La Abuela ahorradora

    TRUCOS PARA VIAJAR LOW COST

    ¿QUIÉN A DICHO QUE ESTE AÑO NO TE VAS DE VACACIONES?

    Ya sabemos que no eres millonario ni hijo de papá. Por eso estás aquí. Y que, además, llevas todo el año trabajando y tu cuerpo te pide a gritos vacaciones.

    También somos conocedores de que tienes una maleta llena de gastos y otra maleta llena de ganas de viajar.

    Para organizar la maleta de los gastos aquí tienes Cómo ahorrar y no desfallecer en el intento y La Receta preferida de ahorro del bolsillodemiabuela.

    Pero hoy, querid@ Econolisto, cogerás la de las ganas de viajar.

    La abuela nos cuenta que viajar es cambiarle la ropa al alma, ¡así que no te lo cuenten!

    La clave para poder ahorrar en tus vacaciones se llama FLEXIBILIDAD. Esto significa que debes cumplir al menos uno de estos tres requisitos:

    1. Ser flexible en cuanto a CUÁNDO IR (esto a veces es complicado porque no depende de ti, sino del trabajo)
    2. Ser flexible en cuanto a DÓNDE IR (que las ofertas guíen tu destino)
    3. Ser flexible en cuanto a CÓMO IR.

    Nuestra Abuela mira mucho su bolsillo y esta vez no va a ser menos. Por esta razón, os revelamos algunos de sus métodos para ahorrar viajando.

    Trucos para ahorrar en tus viajes:

    • Planifica tu viaje con tiempo. A menos que pilles una oferta de última hora, reservar tu viaje con tiempo va a suponer un ahorro importante. Y si, además, el trabajo te lo permite, viaja en temporada baja. Además del ahorro que te va a suponer, evitarás masificaciones, largas colas para visitar monumentos y lugares, etc.
    • Establece un presupuesto y controla los gastos durante el viaje. Puedes controlar tus gastos diariamente (alojamiento, comida, transporte, entradas a museos, etcétera). No se trata tampoco de monitorizar al dedillo los gastos (no queremos que te agobies con el tema que estás de vacaciones), pero al menos hacernos una idea de cuánto estamos gastándonos.
    • Compara en varias webs, esto te va a permitir pescar algún euro.
    • Investiga dónde vas y transfórmate en tu propio guía turístico. En Internet encontrarás multitud de información y recomendaciones sobre tu destino. De esta forma podrás adaptar mejor tu presupuesto.
    • Apartamento vs. hotel. Un apartamento te ofrecerá el mismo confort que un hotel y será más económico. Además, si sois un grupo podréis repartir el coste del mismo. También supondrá un ahorro en cuanto a las comidas. En lugar de comer todos los días en un restaurante, puedes hacerle la visita al supermercado y cocinar tú mismo.
    • Evitar zonas turísticas. Estos lugares aumentan los precios por la situación y la afluencia de gente. Así que unos pocos metros más allá supondrán un gran ahorro sin tener que renunciar a la calidad.
    • Conviértete en un nativo. Si vas a comer fuera, acude a los bares y restaurantes que frecuentan los lugareños, siempre puedes encontrar menús más baratos. Y para desplazarte, utiliza el transporte público.
    • Evita comprar cosas innecesarias. Muchas veces, encontramos objetos que nos llaman la atención (sobre todo en las zonas turísticas que como decíamos son más caras) porque son algo que no vemos por nuestra zona. Pero, ¿realmente lo necesitas? A veces nos dejamos llevar por el primer impulso y luego nos arrepentimos de haberlo comprado. O quizá, eso mismo que tanto te ha gustado es más barato un poco más lejos, fuera de la zona turística.

    Trucos y artimañas aparte, VIAJAR ES VIVIR y ¡deseamos que disfrutes mucho de tus próximas y merecidas vacaciones!

  • La Abuela ahorradora

    TIPS PARA AHORRAR EN TUS FACTURAS

    Hoy os traigo TRUCOS para reducir gastos cada mes. Como verás a continuación, son pequeños gestos en los que quizá no estamos pendientes pero que está comprobado que pueden suponer un ahorro a tener en cuenta cada  mes en nuestras facturas.

    LA FACTURA DE LA LUZ.

    No concebimos el
    mundo sin electricidad, cada vez dependemos más de ella. Podríamos decir que es
    un bien de primera necesidad. En cambio, su precio cada vez es más elevado y
    puede llegar a suponer un bien de lujo para muchas familias.

    Fuente: Pixabay

    Por esta misma razón, podemos reducir nuestra factura de la luz cada mes con pequeños gestos. Ahí van unos cuantos:

    • CONTRATA la potencia adecuada.
    • ESTUDIA si te conviene contratar una tarifa de discriminación horaria y aprovechar las horas de luz más económicas para, por ejemplo poner lavadoras y hacer uso de otros electrodomésticos.
    • INVIERTE en tecnología LED. Las bombillas LED reducirán nuestro consumo.
    • DESCONECTA los aparatos que no uses.
    • Modo STANDBY. Puede parecerte una tontería pero el pilotito rojo de los aparatos supone a fin de cuentas un consumo importante de energía. Haz servir regletas.
    • ELIGE electrodomésticos inteligentes. Si tienes en mente la compra de algún gran electrodoméstico, no dudes en elegir la categoría A+++. Quizá sea un poco más caro, pero te aseguro que la inversión merecerá la pena. Tu bolsillo lo notará cada mes en la factura de la luz.
    • LA PUERTA DE LA NEVERA. La nevera es de los electrodomésticos que más electricidad consume. Por tanto, intenta tener el mínimo tiempo posible la puerta abierta.

    LA FACTURA DEL AGUA.

    Aquí también podemos hacer alguna cosilla para ahorrar agua. Yo, personalmente, tengo dos motivaciones claras por las que intento ahorrar agua. Por un lado, porque puede suponer algún euro menos que pagar. Y por otro, por conciencia medioambiental.

    Cuando aprendí en el cole el ciclo del
    agua, despertó en mi cierta curiosidad. Además, no sé vosotros pero aquí llueve
    realmente poco, cada vez menos. Y aunque quizá no le demos importancia, es algo
    realmente grave. Así que nada nos cuesta tener un uso responsable del agua.

    Pequeños gestos que podemos hacer:

    • A todos nos gusta ducharnos con el agua calentita cuando hace frío, ¿verdad? Solemos tener un ratito el grifo encendido hasta que el agua sale a la temperatura que queremos. Pues bien, mientras tanto podemos poner un cubo debajo y usar esa agua para varias cosas (limpiar el suelo de nuestra casa, verterlo al inodoro a cambio de una dispensación menos de la cisterna, etc.).
    • Pásate a la cisterna de doble pulsador.
    • Más duchas, menos baños.
    • Aquí también, ELIGE electrodomésticos de bajo consumo.
    • Cierra el grifo mientras te enjabonas, te lavas los dientes o lavas los platos.

    Tanto en la factura de la LUZ como la del AGUA, averigua si reúnes algún requisito para obtener bonificaciones (jubilados, familias numerosas…)

    LA FACTURA DEL TELÉFONO.

    A veces, elegimos una compañía porque nos ofrecen una buena oferta pero con el tiempo la promoción expira y terminamos pagando una cantidad que puede ser elevada para lo que nosotros realmente necesitamos. Por ello, te recomiendo que no te dé pereza CAMBIAR de compañía. Hacer el cambio cada vez es más sencillo ( está claro que por su interés principalmente), nos facilitan los trámites hasta el punto que nosotros únicamente tenemos que dar el SÍ QUIERO. Lo demás, es cosa suya 😉

    ESTO ES TODO POR HOY. CUÉNTANOS QUE TRUCOS TIENES TÚ! 🙂

  • La Abuela ahorradora

    LA RECETA PREFERIDA DE AHORRO DE LA ABUELA

    Si todavía no te habías pasado por ElbolsillodemiAbuela, debes saber que nuestro lema es “No dejes para mañana lo que puedas ahorrar hoy”.

    Son muchos los métodos que existen para ahorrar, pero hoy he venido a hablarte de un método cada vez más extendido entre aquellos que se han propuesto definitivamente ahorrar. Se trata de la Regla 50/20/30.

    Ya dimos alguna pincelada en PRIMEROS PASOS PARA AHORRAR ESTE 2019, pero hoy vamos a ver en qué consiste realmente y si crees que podría encajar en tu economía.

    ¿ESTÁ HECHA PARA MÍ?

    Muchas veces cuando nos proponemos ahorrar un dinerillo, creemos que no vamos a poder hacerlo. Dicho de otra forma, que se nos comen los gastos y a fin de mes la cuenta tiembla y nosotros también.  Pues bien, yo te digo que SÍ es posible ahorrar.

    Si por el contrario, eres de los que piensa que sólo se vive una vez. Vivirás efectivamente una vez y, además, con esta regla te pesará un poco más el bolsillo…

    Sea como sea, esta regla de ahorro es moldeable a todo tipo de pensares”, que diría nuestra Abuela.

    ¿EN QUÉ CONSISTE REALMENTE?

    La Regla 50/20/30 te permite distribuir tus ingresos de una forma eficiente. Y, además, resulta una forma de ahorrar sorprendentemente sencilla.

    También, te va a permitir ser consciente de tu economía ya que gracias a ella vas a conocer realmente cuáles son tus gastos. Gran parte de las veces desconocemos por dónde se nos va el dinero. Así que sin más rollo, ¡vamos a por ella!

    • ¿50?

    La regla nos dice que el 50% de nuestros ingresos van a ir a los gastos más esenciales. Efectivamente estamos hablando de: hipoteca/alquiler, agua, luz, gas, seguros, alimentación, etc. Vamos, los gastos de los que no puedes escapar por mucho que quieras.

    • ¿20?

    El 20% de tus ingresos la regla nos dice que deberían destinarse a tus ahorros. Ese dinerillo que te va a permitir irte de vacaciones este año y al siguiente y al siguiente…, comprarte un coche nuevo, hacer una reformilla o, sencillamente, salvarte de un gasto que no esperabas.

    Si tu economía hoy por hoy no te permite ahorrar el 20%, no te agobies. La Abuela dice que toda piedra hace pared. Así que aunque sea una cantidad pequeña, puedes conseguirlo. Y recuerda, ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar.

    • ¿Y 30?

    Es el porcentaje de tus ingresos que se destinan a gastos personales. Es decir, compras de ropa, restaurantes, ocio, regalos, peluquería, estética y compañía.

    Si tienes la gran suerte de que después de todo eso aun te sobra algo de ese 30%, puedes sumarlo al 20% ahorrado.

    ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

    Educa tu bolsillo. La clave está en organizar y controlar nuestros gastos. Nadie nos ha enseñado a hacerlo. En nuestra cultura la educación financiera ha brillado por su ausencia. Quizá hoy oímos hablar un poco más de ella. Y, como nunca es tarde, únete a nosotros y conviértete en un ECONOLISTO.

    Aquí abajo la Abuela te deja una sencillísima plantilla para que puedas desglosar tus gastos/ingresos y conocer la situación real de tu economía. Te la puedes descargar de forma totalmente GRATUITA.

    Esperamos que te sirva de ayuda. No dudes en contarnos que sueles hacer tú para ahorrar un dinerillo. Nos vemos!!

  • La Abuela ahorradora

    PAGA A LOS HIJOS: COMO EMPEZAR, CUANTO DAR Y POR QUÉ


    “Recursos escasos, necesidades ilimitadas”

    ¿POR QUÉ DAR UNA PAGA A TU HIJO?

    Tu hijo/a está haciéndose mayor sí, aunque sé que te cuesta verlo. En la medida que vamos creciendo y avanzando en nuestra vida, vamos adquiriendo responsabilidades. Y el dinero es una de ellas.

    Bien es sabido que vivimos en un mundo exigente, dónde los niños y adolescentes cada vez tienen más posesiones porque como padres queremos complacerles en la medida que nuestro bolsillo nos lo permita.

    Está claro que tú como padre/madre cubres todas las necesidades de tu retoño. No obstante,  él o ella necesitan aprender el valor del dinero y el esfuerzo que requiere obtenerlo.  A esto lo denominamos Educación Financiera.

    ¿CÓMO EMPEZAR?

    ¿Tu hijo/a es AHORRADOR O DERROCHADOR? A edades tempranas podemos identificar las tendencias de nuestros hijos.  

    Si tu hijo es DERROCHADOR, una paga le ayudará a aprender a administrarse. Cómo señalaba en la cabecera de este artículo, sus necesidades son ilimitadas pero sus recursos (la paga) son escasos. Por tanto, le estarás dando la responsabilidad de elegir.

    Si por el contrario tu hijo es AHORRADOR, estará demostrando más resistencia o autocontrol a los “caramelitos” que nos proporciona el mercado. De igual modo, estarás introduciendo a tu hijo/a en la cultura del esfuerzo.

    Sea como sea, podemos empezar desde pequeños con una cantidad simbólica que les permita comprar cosas de poco valor como una bolsa de “chuches”.

    A vuestra elección dejamos si “la paga” debe darse porque sí, por buen comportamiento, buenas notas, o a cambio de colaboración en tareas (como por ejemplo, como recompensa por ayudar en las tareas del hogar).

    ¿CUÁNTO DINERO DAR?

    Determinar la cantidad de dinero es algo muy relativo. Dependerá de muchos factores. Los ingresos del hogar, la frecuencia de la paga, la edad, cuántos hijos tenéis, el grado de responsabilidad que consideras que tiene tu retoño y los gastos que pueda tener que también van a depender de la edad.

    Recuerdas cuando tu madre o tu padre te decía eso de: ¿Pero tú que te crees, que soy  el Banco de España?

    Pues bien, en este caso sí que debes ser tú el banco para tus hijos. Ya que deberás establecer cuáles van a ser sus ingresos y, además, “LAS PAGAS EXTRA”. Vamos, las pagas que nos dan las abuelas y abuelos durante el año 😉

  • La Abuela ahorradora

    PRIMEROS PASOS PARA AHORRAR ESTE 2019

    Del dicho de nuestras abuelas “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, llega “No dejes para mañana lo que puedas AHORRAR HOY”.

    En el frenesí de este mundo consumista en el que vivimos solemos olvidarnos de ahorrar o, más bien, nos auto-engañamos. Frases como: “Bueno me lo compro, el mes que viene ahorraré…”; “Trabajo mucho, me merezco un capricho”, nos hacen posponer continuamente el ahorro.

    Créeme cuando te digo que siempre llegará algún imprevisto o excusa que nos lo volverá a impedir.

    Pues bien, hoy te presento unas pautas básicas que te pueden parecer evidentes pero que muchas veces pasamos por alto, o no le damos la importancia que merecen. Pero te aseguro que harán que, por fin, este 2019 puedas ahorrar y no desfallecer en el intento.

    • EL ESQUELETO DE NUESTRA ECONOMÍA.

    El PRIMER PASO será hacerle una radiografía a la estructura de nuestra economía. Es decir, cuánto dinero se nos va en gastos fijos (hipoteca, alquiler, comunidad, impuestos, comida…), y cuanto se nos va en gastos variables (ocio, ropa…).

    • UN OBJETIVO REALISTA.

    SEGUNDO PASO. Una vez sabemos en qué se nos va el dinero, tendrás que establecer una cantidad objetivo de ahorro a principio de cada mes.

    No cometas el error de ahorrar si te sobra algo a final de mes (te lo digo por experiencia), porque nunca llegarás a tu objetivo.

    Debe ser una cantidad realista, acorde a tu nivel de ingresos. Lo ideal sería poder llegar a ahorrar un 20% de tu sueldo. Pero calma, no te agobies, vayamos poco a poco…

    Si eres mileurista raso y tienes muchos gastos de los que denominamos fijos, te recomiendo que empieces a ahorrar una cantidad pequeña de dinero, unos 20 o 30 € al mes.

    • ¿DONDE LO GUARDO?

    Una vez establecida la cantidad de dinero que quieres/puedes ahorrar, envíala a otra cuenta dedicada exclusivamente a tus ahorros o apártala de forma que no la toques.

    Otra alternativa interesante es contratar un plan de ahorro en tu entidad bancaria o tu aseguradora de confianza. En él podrás realizar aportaciones mensuales que van desde los 30€/mes.

    La ventaja principal de los planes de ahorro es su flexibilidad. Puedes paralizar y/o recuperar el dinero en cualquier momento si lo necesitas sin penalizaciones. Otra ventaja es que, por poco que sea, te generará intereses.

    • LA REGLA DEL 50/30/20.

    Muchos economistas somos afines a la regla 50/20/30. Consiste en emplear el 50% de tu salario en los gastos más esenciales, el 20% a tus ahorros y el 30% a gastos personales.

    Con esta regla quedarán atendidas tus obligaciones, satisfechas tus necesidades y cubierto tu futuro.