• La Abuela ahorradora

    5 MALOS HÁBITOS QUE AFECTAN A TUS FINANZAS

    De la misma forma que nuestros hábitos alimenticios y de actividad física condicionan nuestro estado de salud, existen hábitos que afectan directamente al estado de nuestras finanzas.

    El control de nuestras finanzas no requiere de ningún doctorado, pero sí de disciplina.

    Hoy vamos a hablar de los principales hábitos que merman nuestras finanzas. Así que empecemos por el principio:

    • ¿Qué es un hábito? La respuesta a esta pregunta te la sabes perfectamente, pero vamos a recordarla:

    Un hábito es una conducta que repetimos tantas veces que se vuelve automática.

    A mi parecer, el estado de mis finanzas no depende exactamente de mis ingresos. Sino que depende básicamente de dos aspectos clave: mis hábitos y mi nivel de cultura financiera.

    ¿Por qué digo que no depende de mi nivel de ingresos?

    Pues porque en algunos momentos de mi vida he tenido mayor nivel de ingresos que en otros y, en cambio, el estado de mis finanzas ha sido más precario. ¿Por qué? Porque no estaba tomando el control de mis finanzas.

    Por tanto, la ecuación es sencilla:

    Cultura financiera + buenas prácticas = Finanzas saneadas

    Si tenemos objetivos personales en nuestra vida, que todos los tenemos, nuestras finanzas van a ser una de las herramientas que vamos a necesitar para conseguirlos.

    Por esta razón, tener malos hábitos nos va a dificultar la consecución de los mismos.

    Vayamos pues a hacer un repaso de los cinco malos hábitos más famosos:
    • El control de nuestros gastos.

    Es una tarea sencilla de llevar a cabo pero que a muchos les cuesta. No saber en qué se nos va el dinero es un lastre en nuestras finanzas.

    Para conocer el estado real de nuestra economía, es esencial que seamos conscientes por dónde se nos va el dinero. O como diría la Abuela, cuantos agujeros tiene tu bolsillo.

    Para ello, dispones de multitud de aplicaciones que monitorizan tus ingresos/gastos. Y si eres más de papel y lápiz, aquí tienes la plantilla de la Abuela.

    • Eres un NINI FINANCIERO, ni ahorras ni inviertes.

    Dejar el ahorro para después se traduce en dejarlo para nunca. Todos estaremos de acuerdo en que hay mucho gasto para tan poco ingreso. 

    Peeeero (porque siempre hay un pero) es cuestión de organizarse. Tras conocer el estado de nuestras finanzas, sabremos en qué partidas podemos reducir/suprimir el gasto. Existen muchos gastos de los que denominamos Gastos hormiga. Los gastos hormiga son pequeños gastos que no son realmente necesarios y que realizamos casi a diario y de forma prácticamente inconsciente.

    Ahora que ya conocemos por donde se nos va el dinero, es hora de establecer un objetivo de ahorro realista.

    NOTA: Apartar la cantidad que hemos decidido ahorrar en otra cuenta a principio de cada mes, nada más ingresar la nómina.

    Y tan importante como ahorrar es invertir y poner a trabajar nuestro dinero. Te recomiendo que, para empezar, no inviertas más del 10% de tus ahorros.

    • ¿Tienes el sindrome de «compritis»?

    ¿Eres comprador compulsivo? A veces nos cuesta diferenciar entre necesidad y antojo. Las tarjetas de crédito son muy golosas, pásate a una de débito y tu bolsillo te lo agradecerá 😉

    • No vives dentro de tus posibilidades.

    Vivimos por encima de nuestras posibilidades cuando gastamos más de lo que ingresamos. ¿Y cómo soportamos este nivel de vida? A través del apalancamiento (préstamos personales, tarjetas de crédito, refinanciaciones, compras a plazos…)

    • La pereza.

    La pereza es uno de los pecados capitales con los que más convivimos.

    ¿Qué bien se esta cuando se esta bien, ¿verdad? A todos nos gusta quedarnos en nuestra zona de confort.

    Quizá lo mejor está ahí fuera, pero preferimos quedarnos quietos. Y aplicamos el famoso refrán: «Más vale malo conocido que bueno por conocer».

    Y en esta lucha interior refranera, yo te voy a decir:

    ¡EL QUE NO ARRIESGA NO GANA!
  • Las reflexiones de la Abuela

    EL PODER DE SER AGRADECIDO

    Hoy la Abuela os trae una reflexión suya, que le lleva algún tiempo rondando la cabeza tras observar y observar su entorno. Una reflexión que le resulta cuanto menos, importante. Y, por ello, quiere compartirla con vosotros.

    En el Bolsillo de mi Abuela solemos hablar de cómo encaminarnos hacia la libertad financiera. Pero la vida es algo más que conseguir abundancia económica.

    Llevo tiempo observando que la gente no acostumbra a ser agradecida. Seguro que alguna vez le habrás oído a tu abuela decir: “es de bien nacido ser agradecido”.

    Gracias. Esa palabra tan breve que nos hace tan humanos. Gracias. Esa palabra, que al igual que los intermitentes del coche, hemos dejado de usar. Gracias. Nos cuesta decirla. ¿Por qué?

    La conclusión a la que he llegado es que damos por hecho muchas cosas en la vida. No valoramos lo que tenemos. Y ésta, a mi parecer, es la clave para ser más feliz.

    Seguro que también habrás oído aquello de: 
    “no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos.”

    Todo, absolutamente todo lo damos por hecho. Damos por hecho que tenemos agua caliente, electricidad, que tenemos comida, unos hijos maravillosos, que tenemos salud, trabajo y un gran etcétera.

    Muchas veces no sabemos realmente lo que tenemos. Lo afortunados que podemos llegar a ser.

    Cuando damos las gracias por las pequeñas cosas de la vida, nos volvemos más felices. Cierto es que la vida nos da golpes. La vida está repleta de dramas: fallecimientos; enfermedades graves; cuando una persona tiene más de 45 años, se queda sin trabajo y tienes pocas expectativas de conseguirlo. Eso sí que son dramas.

    En estos casos, tienes todo el derecho a estar triste. Ahora bien, quejarnos porque no encontramos la talla de los pantalones que más nos gustan, que te ha tocado pasillo  en lugar de ventanilla en el tren… es un delito por nuestra parte. Vivimos en nuestra burbuja y cuando no tenemos dramas reales, nos olvidamos de relativizar.

    ¿Tienes una madre y un padre con salud? ¿Tienes trabajo? ¿Tienes un plato de caliente en la mesa? ¡Tú no sabes realmente lo que tienes!!

    Muchas personas quisieran tener eso, seguro. Entonces, no estamos tan mal. Como mucho, tenemos circunstancias negativas. Que si lo pensamos seguro que podemos cambiar la situación. Pero nos resulta más fácil quejarnos.

    Todos tenemos claro que en nuestras vidas no todo es de color de rosa. Por esta misma razón, debemos aprender a dar las GRACIAS por todo aquello que sí tenemos.

    La vida no es fácil, pero sí es simple.

    Las pequeñas cosas de la vida son gratis o muy baratas. Andamos por la vida como pollos sin cabeza. No nos damos cuenta de lo que realmente es importante en la vida.

    Vamos tan rápido, que nos fijamos en lo superficial. Sólo nos paramos a ver qué es realmente importante en la vida cuando nos ocurre algo malo.

    La ilusión es nuestro motor. La ilusión no llueve del cielo, tenemos que crearnos ilusiones. Como decía, la vida está hecha de las pequeñas cosas: la cerveza de los viernes con los amigos, caminar por la montaña un domingo, una comida con nuestros seres queridos, un beso cada mañana de nuestra pareja, un te quiero, un por favor, un simple gracias.

    Por esto y tras observarse a ella misma y al entorno, la Abuela ha querido compartir esta reflexión con vosotros.

    Aprendamos a ser agradecidos. Un simple gracias cuando alguien nos ha ayudado en algo. Un simple gracias por levantarnos una mañana más. Un simple y grandioso GRACIAS por estar vivos.

  • La Abuela ahorradora

    LETY SHOPS: AHORRA DINERO CON TUS COMPRAS ONLINE.

    Aunque no es algo que está recién salido del horno, para mí ha sido todo un descubrimiento. Y como me parece muy interesante y práctico os lo tengo que mostrar.

    Como decimos aquí, ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar. Yo soy bastante aficionada a comprar por Internet (con cabeza siempre) porque la verdad me parece tremendamente cómodo. Así que hoy os muestro una herramienta muy sencilla para recuperar un porcentaje de las compras que realices online.

    La descubrí recientemente, captó mi atención y me puse a investigar. Y hoy me decido a mostrárosla después de haberla estado probando y comprobar que realmente funciona y no es ningún timo.

    Estoy hablando de Lety Shops, una página que ofrece cashback desde 2014. Es decir, te devuelven un porcentaje de las compras que realices online a través de su plataforma en cualquiera de los comercios adheridos a ella. Se trata de comercios populares como: AliExpress, PCcomponentes, Booking, Asos, El Corte Inglés entre muchos otros.

    CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES:

     

    • Registro: totalmente gratuito. Sólo necesitarás un mail y una contraseña.

     

    • Promoción actual: al registrarte tendrás acceso al servicio Premium de forma gratuita durante 7 días. Este servicio implica que obtendrás un 30% más de cashback en las compras que realices. Pasados los siete días, automáticamente se desactivará el servicio sin ningún coste (entre otras cosas porque no das ningún dato bancario).
    • Método de pago: El porcentaje de cashback que vas obteniendo queda reflejado en tu cuenta de Lety Shops. Ese dinero es tuyo, por lo que podrás retirarlo a través de PayPal o transferencia bancaria. Personalmente, prefiero retirarlo a través de PayPal, pero cualquiera de las dos formas es segura y válida.

     

    • Aplicación móvil: Lety shops tiene su propia aplicación para iOS y ANDROID.

    Si prefieres utilizar el ordenador te recomiendo que te instales su extensión en el navegador para no perderte ningún cashback. La extensión está disponible para Google Chrome, Safari y Firefox.

    Más cositas…

    Bueno creo que os he mostrado un poco sus características principales, y la verdad que no tiene pérdida. Es muy fácil de usar.  A continuación, os muestro una imagen con el saldo que tengo disponible para retirar de las últimas compras que he realizado (3,52€) y el saldo pendiente de confirmar (6,25€) que se hará efectivo cuando finalice el proceso de compra-entrega de los productos que he adquirido.

    Y nada, para finalizar, por si os interesa y queréis empezar a ahorrar en vuestras compras online pincha aquí. Después de probarlo y comprobarlo, mi valoración es buena. Son pequeñas cantidades, pero oye toda piedra hace pared. ¡Y más ahora que se nos viene la cuesta de septiembre!

    Si encuentro más cositas os las enseño, y si sabéis vosotros algún truquillo más no dudéis en compartirlo con la Abuela 😉

     

    Besitos!!

  • Las reflexiones de la Abuela

    MENOS ES MÁS.

    Aquí una servidora, la que da voz a elbolsillodemiAbuela, ha descubierto su filosofía de vida a sus veinte y tantos años. Menos es más.

    Bueno, considero que eso es algo que uno lleva dentro según como ha sido educado y su entorno en general. El tema es que somos una sociedad que nos arrastra a otro camino. Nos convencen de que la felicidad está en tener muchas cosas: una casa lujosa, mucha ropa, un buen coche, comprar cosas que creemos necesitar (porque así nos lo venden), tener el mejor Smartphone, ordenador, Tablet, patinete, y más y más…

    Pero me he dado cuenta de que vivir con menos aporta más. ¿Por qué me he dado cuenta? Pues bien, yo no soy una experta en la vida pero sí muy observadora. Me gusta reflexionar mucho. Y un día me di cuenta de que tenía muchas cosas buenas en mi vida pero había una que no me dejaba ser feliz del todo. Tenía un trabajo que no me estaba dejando serlo.

    Y me preguntaba por qué no, si era un trabajo cómodo y, además, me pagaban muy bien. Seguramente el trabajo ideal para muchos: poco trabajo y un buen salario.

    Pero no, para mí no lo era. Yo consideraba que no había dedicado más de 20 años de mi vida a formarme para tener un trabajo dónde no crecía ni personal ni profesionalmente, por muy bien que me pagaran. Entonces me di cuenta de que ahora era el momento de actuar, mañana es demasiado tarde.

    Esa decisión me ha enseñado que como dice la famosa frase: “No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita”. Renunciar a ese trabajo hizo que tomara el control de mis finanzas y, únicamente, tuvo como consecuencia “negativa” (que personalmente no me lo parece) tener que renunciar a poder comprar más cosas innecesarias en mi vida.

    Por más que te quieran convencer, no necesitas lo mejor de lo mejor del mercado ni cada vez más y más.

    Hay otra frase que me gusta mucho y es: no trabajes por dinero, haz que el dinero trabaje para ti.

    El objetivo de este blog es volver a esa esencia en la forma de vida de nuestros abuelos. Ellos eran felices con mucho menos. No necesitaban para vivir tantas cosas como hoy queremos acumular.

    La felicidad no es tener muchas cosas materiales, eso nos quieren hacer creer. Y llenamos muchos vacíos personales así. Permíteme que te diga que por más comprar, los vacíos no se van a llenar.

    Tampoco se trata de tener una vida mediocre, ser tacaño ni nada de eso. Se trata de centrarse en lo que verdaderamente importa. Cambiar tu relación con el dinero y tomar las riendas de tu economía para conseguir todo aquello que te propongas.

  • La Abuela ahorradora

    LA RECETA PREFERIDA DE AHORRO DE LA ABUELA

    Si todavía no te habías pasado por ElbolsillodemiAbuela, debes saber que nuestro lema es “No dejes para mañana lo que puedas ahorrar hoy”.

    Son muchos los métodos que existen para ahorrar, pero hoy he venido a hablarte de un método cada vez más extendido entre aquellos que se han propuesto definitivamente ahorrar. Se trata de la Regla 50/20/30.

    Ya dimos alguna pincelada en PRIMEROS PASOS PARA AHORRAR ESTE 2019, pero hoy vamos a ver en qué consiste realmente y si crees que podría encajar en tu economía.

    ¿ESTÁ HECHA PARA MÍ?

    Muchas veces cuando nos proponemos ahorrar un dinerillo, creemos que no vamos a poder hacerlo. Dicho de otra forma, que se nos comen los gastos y a fin de mes la cuenta tiembla y nosotros también.  Pues bien, yo te digo que SÍ es posible ahorrar.

    Si por el contrario, eres de los que piensa que sólo se vive una vez. Vivirás efectivamente una vez y, además, con esta regla te pesará un poco más el bolsillo…

    Sea como sea, esta regla de ahorro es moldeable a todo tipo de pensares”, que diría nuestra Abuela.

    ¿EN QUÉ CONSISTE REALMENTE?

    La Regla 50/20/30 te permite distribuir tus ingresos de una forma eficiente. Y, además, resulta una forma de ahorrar sorprendentemente sencilla.

    También, te va a permitir ser consciente de tu economía ya que gracias a ella vas a conocer realmente cuáles son tus gastos. Gran parte de las veces desconocemos por dónde se nos va el dinero. Así que sin más rollo, ¡vamos a por ella!

    • ¿50?

    La regla nos dice que el 50% de nuestros ingresos van a ir a los gastos más esenciales. Efectivamente estamos hablando de: hipoteca/alquiler, agua, luz, gas, seguros, alimentación, etc. Vamos, los gastos de los que no puedes escapar por mucho que quieras.

    • ¿20?

    El 20% de tus ingresos la regla nos dice que deberían destinarse a tus ahorros. Ese dinerillo que te va a permitir irte de vacaciones este año y al siguiente y al siguiente…, comprarte un coche nuevo, hacer una reformilla o, sencillamente, salvarte de un gasto que no esperabas.

    Si tu economía hoy por hoy no te permite ahorrar el 20%, no te agobies. La Abuela dice que toda piedra hace pared. Así que aunque sea una cantidad pequeña, puedes conseguirlo. Y recuerda, ahorrar no es sólo guardar sino saber gastar.

    • ¿Y 30?

    Es el porcentaje de tus ingresos que se destinan a gastos personales. Es decir, compras de ropa, restaurantes, ocio, regalos, peluquería, estética y compañía.

    Si tienes la gran suerte de que después de todo eso aun te sobra algo de ese 30%, puedes sumarlo al 20% ahorrado.

    ¿POR DÓNDE EMPIEZO?

    Educa tu bolsillo. La clave está en organizar y controlar nuestros gastos. Nadie nos ha enseñado a hacerlo. En nuestra cultura la educación financiera ha brillado por su ausencia. Quizá hoy oímos hablar un poco más de ella. Y, como nunca es tarde, únete a nosotros y conviértete en un ECONOLISTO.

    Aquí abajo la Abuela te deja una sencillísima plantilla para que puedas desglosar tus gastos/ingresos y conocer la situación real de tu economía. Te la puedes descargar de forma totalmente GRATUITA.

    Esperamos que te sirva de ayuda. No dudes en contarnos que sueles hacer tú para ahorrar un dinerillo. Nos vemos!!

  • La Abuela ahorradora

    PRIMEROS PASOS PARA AHORRAR ESTE 2019

    Del dicho de nuestras abuelas “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, llega “No dejes para mañana lo que puedas AHORRAR HOY”.

    En el frenesí de este mundo consumista en el que vivimos solemos olvidarnos de ahorrar o, más bien, nos auto-engañamos. Frases como: “Bueno me lo compro, el mes que viene ahorraré…”; “Trabajo mucho, me merezco un capricho”, nos hacen posponer continuamente el ahorro.

    Créeme cuando te digo que siempre llegará algún imprevisto o excusa que nos lo volverá a impedir.

    Pues bien, hoy te presento unas pautas básicas que te pueden parecer evidentes pero que muchas veces pasamos por alto, o no le damos la importancia que merecen. Pero te aseguro que harán que, por fin, este 2019 puedas ahorrar y no desfallecer en el intento.

    • EL ESQUELETO DE NUESTRA ECONOMÍA.

    El PRIMER PASO será hacerle una radiografía a la estructura de nuestra economía. Es decir, cuánto dinero se nos va en gastos fijos (hipoteca, alquiler, comunidad, impuestos, comida…), y cuanto se nos va en gastos variables (ocio, ropa…).

    • UN OBJETIVO REALISTA.

    SEGUNDO PASO. Una vez sabemos en qué se nos va el dinero, tendrás que establecer una cantidad objetivo de ahorro a principio de cada mes.

    No cometas el error de ahorrar si te sobra algo a final de mes (te lo digo por experiencia), porque nunca llegarás a tu objetivo.

    Debe ser una cantidad realista, acorde a tu nivel de ingresos. Lo ideal sería poder llegar a ahorrar un 20% de tu sueldo. Pero calma, no te agobies, vayamos poco a poco…

    Si eres mileurista raso y tienes muchos gastos de los que denominamos fijos, te recomiendo que empieces a ahorrar una cantidad pequeña de dinero, unos 20 o 30 € al mes.

    • ¿DONDE LO GUARDO?

    Una vez establecida la cantidad de dinero que quieres/puedes ahorrar, envíala a otra cuenta dedicada exclusivamente a tus ahorros o apártala de forma que no la toques.

    Otra alternativa interesante es contratar un plan de ahorro en tu entidad bancaria o tu aseguradora de confianza. En él podrás realizar aportaciones mensuales que van desde los 30€/mes.

    La ventaja principal de los planes de ahorro es su flexibilidad. Puedes paralizar y/o recuperar el dinero en cualquier momento si lo necesitas sin penalizaciones. Otra ventaja es que, por poco que sea, te generará intereses.

    • LA REGLA DEL 50/30/20.

    Muchos economistas somos afines a la regla 50/20/30. Consiste en emplear el 50% de tu salario en los gastos más esenciales, el 20% a tus ahorros y el 30% a gastos personales.

    Con esta regla quedarán atendidas tus obligaciones, satisfechas tus necesidades y cubierto tu futuro.

  • La Abuela esclerótica

    REGALOS DE BODA SOLIDARIOS

    Hoy os traigo algo especial y solidario.

    Sabemos que este año está siendo peculiar. A todos nos ha caído encima esta nueva normalidad que nos ha empujado a cambiar nuestros planes a todos los niveles.

    Hoy os hablo de un sector muy castigado por la crisis sanitaria. Las bodas y eventos varios. Muchos han sido aplazados, cancelados o celebrados dentro de las limitaciones establecidas.

    Sea cual sea tu situación, si tienes previsto celebrar un evento y no tienes claro todavía qué regalar a tus invitados hoy te muestro dos ideas muy chulas, originales y, además, solidarias.

    1. TARJETA REGALO SOLIDARIA.

    Si buscas un detalle que marque la diferencia, esta es una buena opción.

    Se trata de una tarjeta con un diseño muy fresco y desenfadado en la que tendremos un gesto solidario a favor de la investigación de la Esclerosis Múltiple.

    Hay seis diseños disponibles que han sido donados por la diseñadora Emilia Armijo. 

    En la boda del BolsillodemiAbuela no nos pudimos resistir y elegimos los seis diseños. Aunque lo que más nos gustó fue el interior.

    En el interior encontrarás un emotivo mensaje dónde se explica qué es la Esclerosis Múltiple y que los anfitriones de la fiesta han realizado un donativo a favor de su investigación en nombre de los invitados.

    Estas fantásticas tarjetas las podréis encontrar pinchando aquí.

    Las podréis adquirir de dos formas.

    1. Comprándolas directamente en la web.
    2. Imprimirlas tu mismo a través de la web de forma gratuita y efectuar el donativo que consideres oportuno en nombre de los invitados. Tenéis toda la información detallada en la web. 

    2.CERVEZA SOLIDARIA «TXISPA».

    Este ha sido el gran descubrimiento del verano. En el BolsillodemiAbuela somos amantes de la cerveza artesanal. Y esta es, sin duda, exquisita.

    TXISPA es una cerveza con un sabor espectacular y con una personalidad solidaria.

    Una cerveza que destina el 60% de los beneficios a la investigación de la Esclerosis Múltiple. Y ahora también a la investigación del cáncer de mama con su nueva edición.

    Su creador, el jugador de baloncesto Asier de la Iglesia, ha desarrollado estos dos maravillosos proyectos que podrás encontrar aquí.

    Su lema «No esperes a que pase la tormenta, aprende a bailar bajo la lluvia» es una fuente de motivación para todos lo que como él padecemos Esclerosis Múltiple. Y para los que no también.

    Para nosotros es todo un ejemplo de superación a seguir. Y, por supuesto, en el BolsillodemiAbuela lo catalogamos como un genio cervecero… ¡porque está buenísima!

    Te invito a probarla 😉 

    ¡¡Esperamos que disfrutéis a lo grande vuestro día!!
  • La Abuela ahorradora

    RETO DE LOS DOS CÉNTIMOS

    En el bolsillo de mi Abuela somos muy de retos así que hemos puesto en marcha un reto de ahorro fácil que te va a permitir pagarte, que te diría yo, unas vacaciones por ejemplo.

    A todos nos cuesta ahorrar todos los meses, y más en los tiempos que corren. Tenemos unos gastos fijos elevados (hipoteca, alquiler, coche, préstamos personales, impuestos…)

    Vamos que entre fijos y variables son un sinfín de gastos cada mes que sin una buena planificación nos perjudican a la hora de tener un hábito de ahorro mensual.

    Para los que más les cuesta, los retos de ahorro son una herramienta excelente para crear el hábito de ahorrar. Porque al igual que el deporte beneficia nuestra salud, el ahorro beneficia lo que llamamos nuestra salud financiera.

    RETO DE AHORRO DE LOS 2 CÉNTIMOS

    En fin, entremos en materia. El reto de los dos céntimos es fácil y cómodo.

    ¿En qué consiste?
    Se trata de ahorrar 2 céntimos el primer día e ir sumando cada día dos céntimos más. Y esta rutina durante 365 días. Es decir:
    DÍA 1: 2 céntimos.

    DÍA 2: 4 céntimos.

    DÍA 3: 6 céntimos.

    DÍA 4: 8 céntimos.

    DÍA 5: 10 céntimos.

    .

    .

    .

    Después de 365 días, tendrás en tu bolsillo 1.335,90€. ¿A que mola?

    Y, además, habrás conseguido tener el hábito de ahorro.

    Con este dinerillo ya te podrías pagar las vacaciones o disfrutarlo en lo que más te guste. ¿A qué es interesante?

    En el bolsillo de mi Abuela lo que más interesante nos parece de este reto no es que tengas el dinero para pagarte las vacaciones (que también), sino que es un juego o reto que nos ponemos a nosotros mismos que consigue crear el hábito de ahorrar.

    Si te gustan los retos aquí te propongo otro muy interesante… RETO DE AHORRO DE LAS 52 SEMANAS.

    ¡Hasta pronto!

  • La Abuela esclerótica

    SINFINAMIENTO CON TRATAMIENTO -EM-

    Hace dos meses y tres días exactos me decidí a contaros que la Esclerosis Múltiple había llegado a mi vida. Y, desde luego, no hubiera imaginado  nunca que tres días más tarde la vida de todos nosotros iba a dar un vuelco tremendo.

    Recuerdo que tal día como hoy hace dos meses era viernes. Y, como todos los viernes, fui a ver a mi madre y mis hermanos. Lo que no sabíamos era que ese iba a ser el último viernes en mucho tiempo. Porque cuando el mundo se para, el tiempo se ralentiza. Y dos meses parecen dos años.

    En ese momento, lo único que sabíamos es que no íbamos a poder salir en 15 días. Y ya llevamos 60, aunque algunos ya puedan salir “algo” más.

    Digo algunos porque no me encuentro entre los afortunados. Población de riesgo, creo que nunca había oído esta frase tanto. Pues entre ella estoy yo.

    Sesenta días confinados. Sesenta días en los que ha habido novedades y cambios en mi relación con mi amiga la Esclerosis.

    LA VISITA ESPERADA

    El 31 de marzo tenía visita con la neuróloga y viendo como estaban los hospitales, temía que me anularan la cita porque era una cita importante para mí. Iban a estar los resultados de la extracción de medula.

    Una semana antes sonó el teléfono. Un número largo, era del hospital. Estaban anulando todas las citas pero la neuróloga había dicho que la mía seguía en pie.

    - ¡Bien! No alargamos más la angustia, vamos a saber resultados.

    Llegó el día. El hospital estaba desierto (¡se podía aparcar donde quisieras!). Apenas algún paciente que, como yo, tenía que acudir a su cita sí o sí. Todos bien equipados con mascarillas, guantes…

    Un ambiente muy triste.

    En esta especialidad, la única paciente era yo. Una sala de espera vacía y sin luz. Entramos sin retrasos a la consulta. Y, como esperábamos, los resultados confirmaban que mi compañera non grata se llama Esclerosis Múltiple. Iba muy preparada para escuchar ese resultado porque todas las anteriores pruebas ya apuntaban en esa dirección. Y lo único que quería es que llegara ese momento para empezar a dibujar la hoja de lo que sería mi nueva ruta.

     

    EL TRATAMIENTO

    Mi amiga ha ido dejando huellas todos estos años sin diagnóstico. Como no podía ser de otra manera, hay lesiones a nivel cerebral y cervical.

    Es hora ya de darle un somnífero para que se quede dormida el máximo tiempo posible. Por fin, llegó el momento de escoger mi tratamiento. Y, así fue. Ha sido una decisión consensuada entre mi neuróloga y yo. Hemos decidido optar por un tratamiento inyectable, Copaxone.

    Pero ahí venía lo que no sabía. Y es que el tratamiento debía ser aprobado en este caso por la Generalitat Valenciana porque lo suyo cuesta. No suelen tardar en aprobarlo, pero claro, en circunstancias normales. Pero ahora estábamos (y estamos) en una pandemia, con una sanidad saturada a más no poder. Espero que esto sirva al menos para que los personajes correspondientes entiendan que la sanidad es intocable.

    Fueron tres semanas de espera, no me puedo quejar. Y ahí estaba, por fin. Lo único que sentía era alegría y agradecimiento.

    NUEVA RUTINA
    Y así que ahí vamos, con tres inyecciones a la semana que yo solita me inyecto con la animación especial de mi compañero de viaje (y mi madre y mis tías como público de fondo en la video llamada de cada tarde, cortesía del confinamiento). Por suerte, no hemos tenido ningún desmayo. Nos hemos familiarizado con la aguja mi compi y yo (que es más aprensivo a ellas que yo). Que, por cierto, hoy toca ;)
    SIGUIENTE PASO

    Ahora a esperar la siguiente visita a la  neuróloga, que será en breve, para ver que tal voy con el tratamiento. Yo creo que lo tolero bien, aunque me deje un poco debilucha al día siguiente de la dosis.

    Y como os iba diciendo ahora soy población de riesgo ya que estoy inmunodeprimida con el tratamiento. Así que aquí seguimos, en SINFINAMIENTO (porque no sé cuándo va a acabar para mí el confinamiento) pero CON TRATAMIENTO que es lo más importante.

     

    No quisiera despedirme sin antes agradecer a todas aquellas personas que están dejándose la piel para que salgamos de esta. ¡Gracias!
  • La Abuela esclerótica

    ESCLEROSIS MÚLTIPLE, BIENVENIDA A MI MUNDO.

    La entrada de hoy va a ser diferente, ya os lo adelanto. Hoy no os voy a hablar ni de trucos de ahorro, ni finanzas personales, ni del camino hacia la libertad financiera.

    Me parecía oportuno abrir una nueva ventana en el Bolsillo de mi Abuela. Una ventana para dar voz a la realidad de muchas personas y, por desgracia, de cada vez más.

    Para ello, me presento. Mi nombre es Tamara, la joven economista  que da voz a El Bolsillo de mi Abuela. Proyecto que dentro de poco cumplirá un añito y que empezó gracias al descubrimiento de mi pasión por las finanzas personales.

    ¿Y qué tiene que ver esto con el título de esta entrada? Pues bien, a mis 26 años me han diagnosticado Esclerosis Múltiple, también conocida como EM.

    ¿Y qué es la Esclerosis Múltiple? 

    Por qué yo no tenía ni idea, vagamente había oído su nombre y ya está.

    La Esclerosis Múltiple (EM) no es nada más ni nada menos que una enfermedad neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso central afectando a la mielina y la médula. Su origen es autoinmune, es decir, el sistema inmunológico se descoloca y se auto ataca dañando la materia blanca de nuestro cerebro (mielina) que es la sustancia que envuelve las fibras nerviosas o neuronas. Y que, hoy por hoy, no tiene cura. 

    Vayan a perdonarme las personas cualificadas en la materia porque seguro que se puede definir mejor. Pero para que nos entendamos, mi sistema inmunológico me ha elegido como enemiga y me ataca. Vamos, ¡que me ha tocado la lotería!

    También es conocida como “la enfermedad de las mil caras”, ya que a cada persona le afecta de una manera diferente dependiendo de las lesiones, la gravedad, el horóscopo, etc.

    Perdonadme, esto último es broma. El horóscopo no está relacionado (o al menos de momento) 

    MI CASO

    En mi caso, el diagnóstico ha sido algo prolongado en el tiempo por diversos factores. En los últimos años he tenido síntomas, pero ni yo ni la sanidad los hemos sabido ver.

    Mis primeros síntomas eran hormigueo en las piernas, dificultad para hacer cierta actividad física, problemas en la visión, pérdidas de equilibrio… Pero como casualmente estoy operada de la columna por escoliosis desde los 16 años pues digamos que enfocaba las causas de estos síntomas a ello. El de la visión no, claro está, pero no me lo supieron diagnosticar.

    Tras dos años de esperas a visitas de especialistas por si era de la columna, esperas para radiografías, tac y un largo etcétera… Una gran profesional de la otorrinolaringología me dijo: Tamara, tú no andas bien. Te voy a mandar una resonancia de cabeza y cervicales.

    Y yo, tan harta de ir como una pelota de médico en médico y no hallar solución, y mi humor ácido, decía: venga vamos a ver si me sacan alguna gilipollez en la cabeza que alguna debo de tener. Y… ¡BINGO!

    Y ahora venía aquello de…

    Tamara, tienes una enfermedad neurodegenerativa. (Os podéis imaginar mi cara) Ahí sí que se me fue la tontería, las ganas de hacer bromas y de todo.

    Y ya, a partir de ahí, pruebas y más pruebas para confirmar que la Esclerosis Múltiple hacía ya algún que otro año que había llegado a mi vida pero no nos habían presentado.

    A día de hoy, nos han presentado a medias porque todavía estoy a la espera de los resultados de la médula para ver en qué nivel de amistad estamos.

    ¿POR QUÉ A MI?

    La pregunta del millón.

    Ya os he contado en alguna ocasión que yo soy mucho del porqué de las cosas. Y esta vez no iba a ser menos. ¿Por qué a mi?

    Pues porque sí y punto. Y aún gracias porque siempre, siempre, podría ser peor.

    Mi cuerpo se ha inflamado. Esta es una enfermedad neuroinflamatoria. ¿Y esta inflamación de que es consecuencia?

    Pues según estudios (por lo que he podido leer) puede ser causa de: agentes tóxicos, patógenos y estrés crónico.

    ¿Me cuadra? Me cuadra.

    La última es la que más me encaja. Como diría mi Abuela, si tuviera 10 años menos sabiendo lo que sé hoy, cuantas cosas, circunstancias y personas tóxicas hubiera apartado de mi vida. Pero la vida es así.

    La vida no es fácil, pero sí es simple. Y a veces, nos la complicamos mucho. Y en este mundo tan acelerado y envenenado en el que vivimos, tenemos la incubadora perfecta.

    ¿ Y AHORA QUÉ?

    Por tanto, esto no va a ser un camino de rosas pero mi obligación y la de todos vosotros (sean las circunstancias que sean) es seguir adelante. La palabra rendirse no entra en este vocabulario. Alguien alguna vez me dijo: “Eres como el ave Fénix que resurge de sus cenizas”. Y así es, esa soy yo.

    Ahora todo me cuesta más hacerlo, hasta la más mínima tontería. Pero no me permito parar. Aunque me cueste más lo hago, quedarse parado lamentándose no es una opción.

    El ejercicio físico, una alimentación equilibrada y una vida más tranquila son mis aliados a día de hoy. Pero esto da igual que tengas EM que no, porque esto es lo que deberíamos hacer todos.

    Esto es simplemente una primera pincelada, la carrera acaba de empezar. Os lo he sintetizado todo mucho. Pero en resumidas cuentas… Mi mensaje es: Sí, la esclerosis múltiple es una gran p… Pero la vida es algo más que esto. Esta es una compañera de viaje non grata, a la que yo no he invitado, pero que ha venido para quedarse. Así que si no puedes con tu enemigo, únete a él.

    Siempre dando las gracias, porque siempre podría ser peor. Aprovechando la ocasión te invito a que leas la reflexión de la Abu sobre EL PODER DE SER AGRADECIDO.

    Me considero una persona afortunada en muchos aspectos de la vida. Y, además, cuento con el apoyo de grandes personas a mi alrededor que no tienen Esclerosis Múltiple, pero han elegido tenerla conmigo.

    No quisiera finalizar esta entrada sin antes deciros que ELBOLSILLODEMIABUELA abre esta nueva ventana para conocer un poquito más sobre la EM (yo todavía soy novata). Así que invito a todo aquel que quiera, a pasarse por aquí y contarnos su experiencia. Toda información es buena. Aquí estamos en modo esponja para nutrirnos. Puedes contactar con la Abu dejándonos un comentario, a través de las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest) o a través de correo electrónico: contacto@elbolsillodemiabuela.com

    ¡Gracias una vez más!

  • La Abuela ahorradora

    LA INFIDELIDAD FINANCIERA

    Hoy os traigo un tema incómodo para algunos.

    En este mundo no sólo existe la infidelidad amorosa. También tenemos infidelidades en otros ámbitos como por ejemplo: el financiero.

    La infidelidad financiera existe y no es más que mentir u ocultar información a nuestra pareja sobre el dinero.

    Y créeme cuando te digo que está tan normalizada, o más, que la amorosa.

    Sabemos que las traiciones y los problemas financieros son el principio del fin de una relación.

    ¿Qué problemas nos puede acarrear la mencionada infidelidad financiera?

    • Una vez abrimos la veda con la primera mentira, se vuelve mucho más sencillo seguir con más mentiras.
    • Se acentúan los problemas financieros.
    • Las emociones que experimentamos por una traición de índole financiero son las mismas que experimentamos tras una infidelidad amorosa. ¿Por qué? No deja de ser una mentira y quebrantamos la confianza.

    ¿Cómo lo solucionamos?

    PUNTO 1. En una pareja existen dos temas tabú (no en todas): el dinero y el sexo. Ambos merecen la misma importancia y justo son de los que menos hablamos.

    PUNTO 2. Establecer acuerdos (esto es aplicable a todo). Si hay problemas financieros o una mala gestión del dinero, nunca es tarde. Los acuerdos son nuestra solución. No somos enemigos, somos un equipo. Con acuerdos nos referimos a aspectos como:

    Quién se encarga de qué.

    Quién paga qué.

    Qué deudas tiene cada uno.

    La vida cambia y los acuerdos también deben hacerlo. Siempre no tenemos la misma situación económica ni laboral.

    Y, por supuesto, es muy importante no romper los acuerdos a espaldas de nuestra pareja. Mejor modificarlos antes que romperlos.

    PUNTO 3. Hablar de las prioridades de cada uno.

    PUNTO 4. Elaborar un presupuesto para ordenar nuestras finanzas y evitar discusiones.

    En definitiva, construir los pilares a través de la COMUNICACIÓN. Esto es trasladable a todos los ámbitos, no sólo el financiero.

  • La Abuela ahorradora

    MÉTODO PARA ACABAR CON LAS DEUDAS

    Cuenta la leyenda que todo empieza con una tarjeta de crédito y acaba con la tarjeta de crédito, un préstamo personal, la televisión a plazos, el coche financiado, una hipoteca a 40 años y tropecientas cosas más.

    No os culpo, la vida está hecha así. Este universo consumista en el que vivimos está hecho para que te gastes el dinero que no tienes.

    La verdad que con este sistema podemos aspirar a tener muchas cosas que necesitamos o creemos necesitar. Eso sí, sacrificamos algo que a vuestro juicio dejo si es o no importante en vuestras vidas. La libertad.

    Posesión vs. Libertad

    Las deudas, sobretodo, la acumulación de ellas nos quitan libertad. Y tú me dirás: ¿Pero por qué dices eso? Si gracias a ello puedo incrementar mi calidad de vida (en cuanto a cosas materiales me refiero).

    Pues bien, las deudas nos hacen esclavos. Esclavos del trabajo, esclavos del dinero. Si uno ya de por si necesita sí o sí trabajar para vivir, imagínate con un saco de deudas.

    Si comprar más y más y tener lo mejor de lo mejor te hace feliz, adelante. No vamos aquí a quitarte la ilusión.

    Pero  para el juicio de la ABU, las deudas te convierten en esclavo del dinero, dejas de ser libre financieramente. Esto te lleva a la angustia permanente y el miedo a caer enfermo, a que te despidan o simplemente la angustia de llegar a fin de mes.

    Pero bueno lo hecho, hecho está. Y tiene solución.

    Si tienes muchas obligaciones financieras este método puede ser útil para ti. Ahora bien, el método que te voy a detallar a continuación será adecuado para ti siempre que tu gastos sean menores (aunque sea por poco) a tus ingresos.

    PASOS PREVIOS

    Primero, como siempre, es importante saber dónde estamos. Es decir, cuál es nuestra situación económica real. Para ello, te aconsejo que elabores un esquema de cuáles son tus ingresos y por qué caminos se va tu dinero. Si quieres saber más sobre cómo elaborar tu presupuesto pincha aquí.

    Segundo, instaura en tu vida el hábito del pre-ahorro. No ahorres lo que te sobre a fin de mes. La clave está en ahorrar la cantidad que te hayas establecido a principio de mes, nada más ingresar la nómina. No te agobies creyendo que eso es imposible, el ser humano tiene una gran capacidad de adaptación a las nuevas situaciones. Al principio te costará, pero verás que los meses siguientes será más fácil.

    De la misma forma que cuanto más ganamos, más gastamos. Cuando pre-ahorramos nos adaptamos a nuestro nuevo presupuesto de gasto.

    Tercero, vamos a reducir nuestras deudas. Son muchos los métodos que existen para liquidar nuestras deudas pero hoy vamos a hablar de uno muy concreto.

    ¿CÓMO PODEMOS REDUCIR NUESTRAS DEUDAS?

    Antes que nada, vamos a partir de la premisa de que no nos vamos a endeudar más.

    Tras tomar esta decisión, ¿cómo reducimos nuestras deudas?

     

    CASO PRÁCTICO:

                                                                                                                           

    –        Hipoteca = 400€/mes.

    –        Préstamo coche = 250€/mes.

    –        Préstamo personal = 120€/mes.

    –        Tarjeta de crédito = 400€.

    –        Financiación electrodomésticos = 80€/mes.

     

    Este método trata de ir reduciendo y eliminando nuestras deudas empezando por la más pequeña.

    Cuando conseguimos eliminar la más pequeña, utilizamos el dinero que empleábamos en ella para ir reduciendo la siguiente. Y así sucesivamente.

    En este caso, empezaríamos reduciendo la financiación del electrodoméstico que nos supone 80 euros cada mes. Podemos emplear una parte del dinero que estamos pre-ahorrando para hacer aportaciones a esta deuda.

    Cuando finalicemos dicha deuda, dispondremos de 80 euros más cada mes para ir reduciendo la segunda deuda con la que queremos acabar.

    Cuáles fichas de dominó, nuestras deudas van a ir cayendo una tras otra.

    Aquí hago un paréntesis. Para mí, la más fácil de erradicar es la tarjeta de crédito. Sustituye la tarjeta de crédito por una de  débito o por el pago en efectivo. De tanto dispones, tanto gastas. La tarjeta de crédito es muy golosa y además nos cobrarán intereses.

    Sabemos que la hipoteca va a ser más complicado erradicarla. Pero imagínate que consigues eliminar todas las demás y sólo te quedaras con la hipoteca. Estamos hablando de una reducción del gasto mensual de 850 euros!

    Dinero que podríamos emplear en gran parte para seguir ahorrando y caminar más rápido hacia nuestra libertad financiera. Una libertad que nos va a permitir en un futuro acabar con la dichosa hipoteca (por ejemplo).

    Por tanto, no esperes más y elabora tu lista de deudas de menor a mayor y así conseguir acabar con ellas. ¡Tu libertad financiera está más cerca que nunca!

  • La Abuela ahorradora

    MIS FINANZAS Y YO SOMOS «MILLENNIALS»

    Si naciste entre principios de los ochenta y mediados de los noventa, bienvenido al club de los millennials.

    Somos la generación que ha vivido los inicios de la era de la digitalización. El gran estigma de esta generación es el famoso mote de “nini” (ni estudia, ni trabaja). Aunque seguro que habéis oído la versión 2.0: “ninini” (ni estudia, ni trabaja, ni tiene ganas).

    Independientemente de la veracidad de lo comentado, este mote nos es otorgado en parte porque se nos considera una generación perezosa, comodona, caprichosa y consumista. Y en parte porque somos la generación que ha tenido que sufrir unos duros comienzos en el mercado laboral. Los primeros pasos en el mundo laboral han estado marcados por la devastadora crisis económica de 2008, especialmente en España.

    Pero tampoco va a ser todo malo. Somos la generación preocupada por llevar una vida sana (o “healthy” que suena más moderno) y ciertamente concienciada con el ecologismo.

    NOTA: No os ofendáis, que ya sabemos que no todos son iguales. Hay de todo. Esto son caracterizaciones de sociólogos y demás historias…

    En algunos estudios, nos catalogan como la generación Peter Pan. O lo que es lo mismo, la generación que se niega a asumir las responsabilidades que conlleva la vida adulta.

    Queremos vivir lo mismo con 40 años que vivíamos cuando teníamos 20 años.

    Los millennial lo hacen todo más tarde que lo hicieron sus padres o sus abuelos. Es una generación con más estudios, que empieza a trabajar más tarde y que se independiza (con un poco de suerte) a los treinta y tantos.

    ¿Por qué?

    Pues en parte por lo que comentaba antes de que nos enfrentamos a un mercado laboral que está como está. Y, por otro lado, por rasgos culturales. Está claro que quién va a querer irse de casa de papá y mamá si disfrutan de un régimen de pensión completa (y en algunos casos, un todo incluido).

    Digamos que están inmersos en la cultura del mínimo esfuerzo

    Pero vamos a lo nuestro. En cuanto a las finanzas personales, está claro que los millennials no se comportan de la misma forma que sus generaciones antecesoras. En eso no hemos mejorado. Al revés, hemos empeorado.

    Según el estudio de PWC, sólo el 24% tiene educación financiera básica. Es un dato alarmante, teniendo en cuenta que llevar el timón de nuestras finanzas es llevar una importante parte de nuestra vida lo más encaminada posible.

    ¿Qué nos ocurre a los millennials con el dinero?

    • Finalizamos nuestros estudios más tarde y empezamos a trabajar más tarde. Por lo que empezamos a generar ingresos a los veinte y tantos.
    • Mercado laboral precario. El paso de la crisis económica de 2008 nos ha dejado un mercado laboral más precario si cabe. Dónde nos encontramos con poca oferta laboral según nuestros estudios. Lo que obliga muchas veces a emigrar. Y en la oferta de empleo existente abundan trabajos temporales que impiden mantener unos ingresos regulares.
    • Salarios que no ascienden del mismo modo que lo hace el coste de la vida.
    • A este panorama hay que sumarle la escasa educación financiera, que por supuesto empeora la situación.
    Lo que tus padres ya sabían con 20 años:

    Nuestros padres con 20 años ya tenían claro aspectos de su vida financiera que muchos de nuestra generación se resisten a interiorizar en sus vidas.

    1. La necesidad de marcar una meta.
    2. Trabajar para conseguir esa meta a través de pequeños objetivos.
    3. La necesidad y los beneficios de tener un presupuesto equilibrado entre nuestros ingresos y gastos.
    4. El peligro de la sobrecarga de deuda.
    5. El riesgo que conlleva el abuso de herramientas de crédito fácil como son las tarjetas de crédito.
    6. La importancia del ahorro y la inversión para alcanzar la libertad financiera.

    Dicho esto y a título meramente informativo, tengo que deciros que la que da voz a El Bolsillo de mi Abuela entra dentro de la generación millennial. Y desde aquí os animo a tomar las riendas de vuestro bolsillo. Y como dice el señor Robert Kiyosaki:

    “No trabaje por dinero, haga que el dinero trabaje por usted”

  • La Abuela ahorradora

    FINANZAS EN PAREJA

    El amor mueve montañas. Pero hay algo más que las mueve, el dinero. Cuenta la Abuela que el refrán dice: cuando el dinero sale por la puerta, el amor salta por la ventana.

    Es muy triste pero muy real. La escasez de dinero destapa muchas veces si realmente nuestra pareja está con nosotros por amor a nosotros o por amor al dinero.

    Sea como fuere. No quiero ser agorera. Vamos a partir de la premisa de que lo vuestro es amor y del bueno.

    Como cada uno es de un padre y de una madre, es preciso y necesario que afloren diferencias entre vosotros. La Abuela dice que amor sin discusión, es de preocupación.

    NOTA IMPORTANTE: discusiones respetuosas y sin abusar 😉

    Si ahora yo os pregunto cuáles son los principales motivos por los que discutís con vuestra pareja, sin ser adivina os digo que entre el TOP 10 se encuentran:

    1. Por tonterías.
    2. Por la educación de los niños.
    3. Por temas económicos.

    Vamos a por el tema económico.

    Cuando  se camina juntos y se tienen objetivos comunes, es más fácil construir un patrimonio conjunto. La transparencia es el tema clave aquí. De ello la importancia de ser claros y sinceros desde un principio.

    LA UNIÓN HACE LA FUERZA.

    En el momento en el que empezamos a compartir con nuestra pareja algo más que ratitos agradables, cuando empezamos una vida en común y las finanzas pasan a ser cosa de dos, es importante revisar tres aspectos clave:

    1. Poner orden.

    Llámame pesada sí, pero establecer un presupuesto realista es el primer paso que debemos dar para iniciarnos en el maravilloso mundo de nuestras finanzas personales. ¿Cómo establecernos este presupuesto? Siguiendo los pasos que te expongo a continuación:

    • Saber de cuánto dinero vamos a disponer cada mes.
    • Establecer cuáles son los gastos principales del mes. Para ello, puedes ayudarte de la plantilla mensual de la Abuela.
    • Por supuesto, que los gastos no superen a los ingresos.
    • Organizar nuestra economía. Es decir, qué porcentaje se nos va a ir en gastos fijos, en gastos corrientes y qué parte destinamos al ahorro. Modalidades hay muchas, la Abuela te muestra su receta preferida aquí.
    • Marcaos un objetivo de ahorro mensual.
    • Pre-ahorro. Apartad la cantidad de dinero que habéis acordado ahorrar nada más ingresar la nómina. A tiempo de rescatarlo si lo necesitamos siempre estamos.
    • Tened un fondo para emergencias. Siempre pueden surgir gastos no esperados que nos trastocan el presupuesto mensual. Ahí es cuando trabaja el fondo de emergencia.

    2. Esto es cosa de dos.

    Al igual que en las tareas domésticas la responsabilidad debe ser de dos, en lo financiero ocurre lo mismo. Es importante asignar las tareas financieras de las que se va a encargar cada uno. Con tareas financieras me refiero a abordar asuntos como: estar pendientes de cuando llegan los principales gastos y que haya fondos suficientes, revisar la cuenta diaria o semanalmente, gestionar el fondo de emergencias, gestionar el ahorro y la inversión, entre otras.

    Pero antes de asignar estas tareas, sería conveniente aclarar qué cantidad de dinero va a aportar cada uno a la economía familiar en función de sus ingresos y qué parte se queda para sí mismo, o si por el contrario acordáis que todo el dinero que entra pasa a ser común.

    3. Punto de encuentro.

    Como os decía antes, cada uno es de una madre y de un padre. Y, como para muchos otros aspectos de la convivencia, cada quién tiene su personalidad y su forma de afrontar la vida.

    Lo más habitual es que vuestros perfiles financieros no coincidan. Puede que tu pareja sea más arriesgada o derrochadora que tú. O, por el contrario, puede que sea más precavida y ahorradora que tú. En fin, combinaciones tienes todas las que quieras.

    Dicho esto, ambos deben escucharse y empatizar. Y, a partir de aquí, definir una estrategia común que espero que os traiga mucha abundancia y prosperidad en lo económico y en lo personal.

    Como siempre, encantada de escuchar vuestras experiencias personales en cuanto a las finanzas en pareja. Un abrazo!!